Parece el fin del mundo

Estos tiempos están descritos. Nos limitamos a copiar…

La última prueba de la Iglesia
675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el "Misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Te 2, 4-12; 1Te 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

¿Quién soy yo…? (Navidad, Cristianos, Vocación, eleccion)

Quién soy yo…?
La Virgen María conoce por el Arcángel San Gabriel que su pariente Isabel va a tener un hijo en su vejez. Inmediatamente se pone en camino. Cruza Palestina y va a felicitarla y ayudarla en su trabajo. Cuando llega a su casa y le saluda, Isabel, llena del Espíritu Santo, exclama:
-"¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a visitarme?". (Lc. 1, 39-45).

Un sobrecogedor comentario a esta anécdota evangélica…

El milagro de Lanciano (Eucaristía, Comunión, milagro Eucaristía)


Qué es la Comunión o Eucaristía

Yo soy el pan vivo bajado del Cielo.
El que coma este pan vivirá para siempre. El pan que Yo daré es mi carne
, y la daré para la vida del mundo”. (Jn. 6, 51)
El que come mi carne y bebe mi sangre,
vive de vida eterna, y Yo lo resucitaré en el último día; . (Jn.
6, 54)
Mi carne es comida verdadera, y
mi sangre es bebida verdadera. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece
en Mí y Yo en él. Como el Padre que vive me envió, y Yo vivo por El, así,
quien me come a Mí, tendrá de Mí la vida … El que come este pan vivirá
para siempre”. (Jn. 6, 55-58).

Ahora, después del Evangelio, va la anécdota histórica…

Juan Froilán de Todos los Santos (Aprender a decir que no)

Una tarde de toros, la primera de Froilán
Ocurrió en la plaza de Toros de Valencia, el 17 de marzo de 2008.
El Excelentísimo Señor que nació el 17 de julio de 1998 tenía entonces 9 años. Iba acompañando a su padre el Conde de Marichalar. La sorpresa del niño fue mayúscula cuando uno de los toreros en terna, El Cid, se dirigió a él y le dedicó el toro. El niño, emocionado recibió de pie la montera de manos del torero. La plaza, llena de entendidos, estalló en aplausos, al ver el acierto del diestro (pues sabía a quien brindaba el toro).
Cuando el señor conde explico al excelentísimo niño que si obtenía una oreja se la tenía que llevar a casa, el rostro se le demudó.
El Maestro se lució y se mereció la oreja, que no le fue negada.
El cuarto heredero de la corona española en línea hizo una señal de la cruz pidiendo ayuda al cielo, mientras el torero era aclamado en su vuelta al ruedo.
La presión aumentaba. El niño, con los ojos grandes, tragó saliva, al ver aproximarse a Manuel Jesús El Cid, Torero de Sevilla, con el apéndice auditivo del bicho sangrando en la mano.
El maestro le ofreció la oreja y el Excelentísimo vástago dijo que no la quería, con una apurada sonrisa …
El Cid se la llevó y ahí acabó todo.
Froilán se fue con paz en su conciencia y todos nos marchamos con la sensación de haber aprendido una lección de fortaleza: ese niño no se doblegó ante la tentación de quedar bien y dijo sencillamente lo que pensaba en conciencia (ante 20.000 personas que observaban curiosas el desenlace del desencuentro)…

Y, después de la anécdota histórica, una cita del Evangelio, ad hoc…

Buscar ser pobre de espíritu aunque manejes millones

El banquero con un tomate en el calcetín

No se trata de ser descuidado: como se aprecia en esta foto (que estará disponible tanto en cuanto lo esté en internet):
un banquero famosísimo -presidente del Banco Mundial, sin ir más lejos- que se quita los zapatos para visitar una Mezquita en Turquía, aunque él debe de ser judío…)

Recuerdo cuando era chico que todos esperaban en el negocio de mi padre (una promotora inmobiliaria) al "-INVERSOR-". Se suponía que era un personaje hiperforrado, que iba a firmar un contrato de inversión por un valor de una docena de millones de dólares americanos. Cuando hubo firmado, notaron, para desconcierto de los presentes un agujero en la suela del zapato del inversor…

No: la pobreza cristiana no es despiste, ni suciedad, ni pobretería (comprar de todo a cien o de tienda de chinos… para entenderse…). Sigue a continuación de esta anécdota tres textos cortos con tres rasgos centrales de LO QUE SÍ ES CARACTERÍSTICO DE LA POBREZA CRISTIANA. Sabiendo que cada grupo cristiano tiene su carisma propio, que debe seguir, como Dios manda…

¿Es usted Jesús? (Evangelio)

Otra historia real…
Nos situamos en las inmediaciones de un aeropuerto latinoamericano. Tres hombres de negocios corren porque quieren llegar al avión. El primero se tropieza con un puesto de frutas y, sin notarlo apenas, desparrama todas las naranjas, mangos y papayas… un desastre… la niñita responsable de las frutas mira al cielo mientras levanta sus brazos y grita con dolor… pasa corriendo el segundo businessman, que no tiene tiempo para pararse ni mirar el triste espectáculo… El tercero, con más corazón, se para. Al agacharse a recoger las frutas, se da cuenta de que la niña es ciega. Grita a sus colegas:
-¡Marchad vosotros por delante y haced tiempo: llego en cinco minutos!
Se da cuenta de que muchas de las frutas se han picado y echado a perder irremediablemente. Las pone en un recipiente. Y extiende un billete a la niñita que todavía lloriquea. Ésta, que es invidente pero no tonta, se da cuenta que este hombre le ha solucionado el mes con ese billete… Sonríe y oye alejarse a su benefactor…
Le llama antes de que desaparezca para siempre de su vida…
- Oiga, por favor… ¿Es usted Jesús?
El Evangelio nos debe llevar a ser otros Cristos, el mismo Cristo que pasa.

Continúa con unas excelentes citas de la sagrada escritura

Dios vivía en Nazaret (Vida interior)

El sentido de los treinta años de vida oculta de Jesús

En aquellos treinta años que Cristo vivió oculto en un pueblo insignificante de Galilea, dio el mundo muchas vueltas y grandes acontecimientos lo conmovieron.
La paz de Augusto había terminado pronto. Volvió el templo de Jano a quedar abierto. Las legiones latinas desplegaban de nuevo sus fuerzas para contener los bárbaros invasores. Sucedíanse, con varia fortuna, las vicisitudes de la guerra, modificando las fronteras y perfiles de los pueblos. En Judea, Arquelao multiplicaba sus desórdenes, hasta que al fin fue desterrado, pasando su territorio al dominio directo de los procuradores romanos. Seiano gobernaba últimamente en Roma, mientras Tiberio, desde Capri, preparaba su deposición. El Senado había nombrado Dios a Augusto….
Pero Dios se hallaba a la sazón en Nazaret, a 140 kilómetros de Jerusalén. Habitaba una humilde casa del país, hecha de adobe…
¿Qué hacía Dios allí? Simplemente vivía sujeto a una mujer llamada María y a un hombre llamado José. José era carpintero, y Él continuó el oficio…

Sigue la anécdota con una explicación corta…

La genealogía de Jesús

En tiempos de Jesús muchos se levantaron como profetas en Israel y fueron fulminados, lo mismo que Jesús. Sólo que: 1. Jesús predicaba una doctrina nueva y maravillosa, 
2. hacía prodigios y realizaba milagros y, además,
3. cumplió todas las profecías anunciadas por los profetas (una de ellas era que descendería de David, que a su vez es descendiente de Adán).
Todos buscamos noticias que nos relacionen con las personas que más queremos y veneramos. Por eso tiene mucha lógica el conocer detalles de nuestra familia y de su historia (tertulias familiares con Nuestros Mayores), emparentamientos; y por extensión (también lógica) de todo lo que tuvo que ver con Cristo y con su vida en la tierra (de ahí la importancia de sus reliquias). Y  también el curioso capítulo primero de San Mateo en el que aparecen tantos ascendientes y parientes lejanos de Nuestro Señor.

Sigue un ejemplo argumentando LA IMPORTANCIA DE LAS RELIQUIAS DE JESÚS…

El cristianismo, una religión desfigurada

No podemos pasar a otros un invento humano: la importancia del Evangelio

Las siguientes generaciones deben ver modelos de conducta; pero fundamentalmente deben leer el Evangelio, donde se contiene lo que Cristo hizo y dijo para nuestra salvación.

Debemos basar nuestra vida en el Evangelio. Sigue un ejercicio práctico (que precisa manejar el evangelio…)