Archive for the ‘16. Evangelio y una anécdota’ Category

Parece el fin del mundo

Monday, May 25th, 2009

Estos tiempos están descritos. Nos limitamos a copiar…

La última prueba de la Iglesia
675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el "Misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Te 2, 4-12; 1Te 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

676 Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia, lo cual no puede alcanzarse sino más allá del tiempo histórico a través del juicio escatológico: incluso en su forma mitigada, la Iglesia ha rechazado esta falsificación del Reino futuro con el nombre de milenarismo (cf. DS 3839), sobre todo bajo la forma política de un mesianismo secularizado, "intrínsecamente perverso" (cf. Pío XI, "Divini Redemptoris" que condena el "falso misticismo" de esta "falsificación de la redención de los humildes"; GS 20-21).677 La Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección (cf. Ap 19, 1-9). El Reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia (cf. Ap 13, 8) en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal (cf. Ap 20, 7-10) que hará descender desde el Cielo a su Esposa (cf. Ap 21, 2-4). El triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio final (cf. Ap 20, 12) después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa (cf. 2 P 3, 12-13).
Extraído del Catecismo de la Iglesia Católica.

¿Quién soy yo…? (Navidad, Cristianos, Vocación, eleccion)

Monday, December 15th, 2008
Quién soy yo…?
La Virgen María conoce por el Arcángel San Gabriel que su pariente Isabel va a tener un hijo en su vejez. Inmediatamente se pone en camino. Cruza Palestina y va a felicitarla y ayudarla en su trabajo. Cuando llega a su casa y le saluda, Isabel, llena del Espíritu Santo, exclama:
-"¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a visitarme?". (Lc. 1, 39-45).

Un sobrecogedor comentario a esta anécdota evangélica…


Ese desconcierto –y mucho más- debería sentir el hombre, cada hombre, ante la Navidad. ¿Quién soy yo para que todo un Dios venga a mí y a por mí? Parafraseando a San Juan, podemos decir: Tanto amó Dios al hombre que no ha parado hasta hacerse Él mismo hombre. Un salto de verdadera locura. La distancia de Dios a hombre es infinita. Poco calamos en esa realidad si no nos desconcierta. "¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?. ¿Qué interés se te sigue, Jesús mío…?".

El milagro de Lanciano (Eucaristía, Comunión, milagro eucar&iacute

Thursday, July 24th, 2008


Qué es la Comunión o Eucaristía

Yo soy el pan vivo bajado del Cielo.
El que coma este pan vivirá para siempre. El pan que Yo daré es mi carne
, y la daré para la vida del mundo”. (Jn. 6, 51)
El que come mi carne y bebe mi sangre,
vive de vida eterna, y Yo lo resucitaré en el último día; . (Jn.
6, 54)
Mi carne es comida verdadera, y
mi sangre es bebida verdadera. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece
en Mí y Yo en él. Como el Padre que vive me envió, y Yo vivo por El, así,
quien me come a Mí, tendrá de Mí la vida … El que come este pan vivirá
para siempre”. (Jn. 6, 55-58).

Ahora, después del Evangelio, va la anécdota histórica…

El milagro de Lanciano

Lanciano es un pueblo del Abruzzo, al sur de Chietti y Pescara. En el siglo VII
un monje basiliano duda de la presencia del Señor en las Especies, mientras
celebraba la Misa. Y,
ante él, la Hostia se transforma en un trozo de carne, redondo, de la misma
forma que la Hostia; y en el cáliz, el vino se transforma en Sangre que se
coagula enseguida: forma 5 coágulos. Así se conserva hoy en día. La Hostia en
una custodia y los coágulos en una ampolla. El 18-IX-70 se hizo una consulta a
Roma para analizar lo que hay dentro. Los profesores Lindi y Bertelli, el
4-III-71, publican los resultados: carne y sangre humanas; grupo AB (el mismo
de la Sábana Santa);
de una persona viva; diagrama de la sangre corresponde a la sangre extraída ese
mismo día del paciente; carne: fibras de miocardio.

Juan Froilán de Todos los Santos (Aprender a decir que no)

Wednesday, March 19th, 2008
Una tarde de toros, la primera de Froilán
Ocurrió en la plaza de Toros de Valencia, el 17 de marzo de 2008.
El Excelentísimo Señor que nació el 17 de julio de 1998 tenía entonces 9 años. Iba acompañando a su padre el Conde de Marichalar. La sorpresa del niño fue mayúscula cuando uno de los toreros en terna, El Cid, se dirigió a él y le dedicó el toro. El niño, emocionado recibió de pie la montera de manos del torero. La plaza, llena de entendidos, estalló en aplausos, al ver el acierto del diestro (pues sabía a quien brindaba el toro).
Cuando el señor conde explico al excelentísimo niño que si obtenía una oreja se la tenía que llevar a casa, el rostro se le demudó.
El Maestro se lució y se mereció la oreja, que no le fue negada.
El cuarto heredero de la corona española en línea hizo una señal de la cruz pidiendo ayuda al cielo, mientras el torero era aclamado en su vuelta al ruedo.
La presión aumentaba. El niño, con los ojos grandes, tragó saliva, al ver aproximarse a Manuel Jesús El Cid, Torero de Sevilla, con el apéndice auditivo del bicho sangrando en la mano.
El maestro le ofreció la oreja y el Excelentísimo vástago dijo que no la quería, con una apurada sonrisa …
El Cid se la llevó y ahí acabó todo.
Froilán se fue con paz en su conciencia y todos nos marchamos con la sensación de haber aprendido una lección de fortaleza: ese niño no se doblegó ante la tentación de quedar bien y dijo sencillamente lo que pensaba en conciencia (ante 20.000 personas que observaban curiosas el desenlace del desencuentro)…

Y, después de la anécdota histórica, una cita del Evangelio, ad hoc…

Evangelio
Sea tu sí, si; tu no, no. Jesucristo

Acostúmbrate a decir que no. Camino, nº 5 San Josemaría.
Una foto del que será rey (rebus sic stantibus)

Buscar ser pobre de espíritu aunque manejes millones

Tuesday, March 11th, 2008

El banquero con un tomate en el calcetín

No se trata de ser descuidado: como se aprecia en esta foto (que estará disponible tanto en cuanto lo esté en internet):
un banquero famosísimo -presidente del Banco Mundial, sin ir más lejos- que se quita los zapatos para visitar una Mezquita en Turquía, aunque él debe de ser judío…)

Recuerdo cuando era chico que todos esperaban en el negocio de mi padre (una promotora inmobiliaria) al "-INVERSOR-". Se suponía que era un personaje hiperforrado, que iba a firmar un contrato de inversión por un valor de una docena de millones de dólares americanos. Cuando hubo firmado, notaron, para desconcierto de los presentes un agujero en la suela del zapato del inversor…

No: la pobreza cristiana no es despiste, ni suciedad, ni pobretería (comprar de todo a cien o de tienda de chinos… para entenderse…). Sigue a continuación de esta anécdota tres textos cortos con tres rasgos centrales de LO QUE SÍ ES CARACTERÍSTICO DE LA POBREZA CRISTIANA. Sabiendo que cada grupo cristiano tiene su carisma propio, que debe seguir, como Dios manda…

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de Dios.

Jesús es el modelo de la pobreza de espíritu, Él, siendo rico, se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza. Se despegó de si mismo y hasta de su gloria, muriendo en la Cruz sin nada, como un criminal. San Pablo, carta a los Corintios y a los Filipenses.

"Debemos ir a Dios con paso rápido, sin pesos muertos ni impedimentas que dificulten la marcha. Precisamente porque no consiste la pobreza de espíritu en no tener, sino en estar de veras despegados, debemos permanecer atentos para no engañarnos con imaginarios motivos de fuerza mayor. Buscad lo suficiente, buscad lo que basta. Y no queráis más. Lo que pasa de ahí, es agobio, no alivio; apesadumbra, en vez de levantar." Amigos de Dios. Punto 125. San Josemaría Escrivá de Balaguer.

"No tienes espíritu de pobreza si, puesto a escoger de modo que la elección pase inadvertida, no escoges para ti lo peor". Camino. Punto 635. San Josemaría Escrivá de Balaguer.

¿Es usted Jesús? (Evangelio)

Tuesday, February 12th, 2008
Otra historia real…
Nos situamos en las inmediaciones de un aeropuerto latinoamericano. Tres hombres de negocios corren porque quieren llegar al avión. El primero se tropieza con un puesto de frutas y, sin notarlo apenas, desparrama todas las naranjas, mangos y papayas… un desastre… la niñita responsable de las frutas mira al cielo mientras levanta sus brazos y grita con dolor… pasa corriendo el segundo businessman, que no tiene tiempo para pararse ni mirar el triste espectáculo… El tercero, con más corazón, se para. Al agacharse a recoger las frutas, se da cuenta de que la niña es ciega. Grita a sus colegas:
-¡Marchad vosotros por delante y haced tiempo: llego en cinco minutos!
Se da cuenta de que muchas de las frutas se han picado y echado a perder irremediablemente. Las pone en un recipiente. Y extiende un billete a la niñita que todavía lloriquea. Ésta, que es invidente pero no tonta, se da cuenta que este hombre le ha solucionado el mes con ese billete… Sonríe y oye alejarse a su benefactor…
Le llama antes de que desaparezca para siempre de su vida…
- Oiga, por favor… ¿Es usted Jesús?
El Evangelio nos debe llevar a ser otros Cristos, el mismo Cristo que pasa.

Continúa con unas excelentes citas de la sagrada escritura

Urgencias las 24 horas

Cuando estés triste acude a…   Jn 14
Cuando te falle la gente acude al…   Sal 27
Cuando estés preocupado a….   Mt 6, 19-34

Cuando estés en peligro al…   Sal 91
Cuando hayas pecado al…   Sal 51

Dios vivía en Nazaret (Vida interior)

Tuesday, February 5th, 2008
El sentido de los treinta años de vida oculta de Jesús

En aquellos treinta años que Cristo vivió oculto en un pueblo insignificante de Galilea, dio el mundo muchas vueltas y grandes acontecimientos lo conmovieron.
La paz de Augusto había terminado pronto. Volvió el templo de Jano a quedar abierto. Las legiones latinas desplegaban de nuevo sus fuerzas para contener los bárbaros invasores. Sucedíanse, con varia fortuna, las vicisitudes de la guerra, modificando las fronteras y perfiles de los pueblos. En Judea, Arquelao multiplicaba sus desórdenes, hasta que al fin fue desterrado, pasando su territorio al dominio directo de los procuradores romanos. Seiano gobernaba últimamente en Roma, mientras Tiberio, desde Capri, preparaba su deposición. El Senado había nombrado Dios a Augusto….
Pero Dios se hallaba a la sazón en Nazaret, a 140 kilómetros de Jerusalén. Habitaba una humilde casa del país, hecha de adobe…
¿Qué hacía Dios allí? Simplemente vivía sujeto a una mujer llamada María y a un hombre llamado José. José era carpintero, y Él continuó el oficio…

Sigue la anécdota con una explicación corta…

El hijo de Dios se hace hombre para que los hombres podamos ser hijos de Dios y para mostrarnos como vive su vida de hombre un hijo de Dios.
San Josemaría Escrivá solía decir que Jesucristo es nuestro Maestro y nuestro libro de texto. De El tenemos que aprender a vivir nuestra vida diaria santamente.

Don Agustín Filgueiras Pita, Sacerdote.

Los cristianos amamos la POBREZA (cristiana)

Sunday, December 16th, 2007
El Evangelio
Dijole Jesús: Si quieres ser perfecto, ve, vende cuanto tienes, daselo a los pobres, y ven y sígueme. Al oír esto el joven , se fue triste, porque tenía muchas riquezas
Mc. 10, 17-30

Cuando Juan Pablo II hizo su primer viaje a Brasil, después de una ceremonia salió del protocolo, se metió en medio de una favela y visitó una familia. Conmovido, les dejó de regalo su anillo de Papa. ¿Piensas que fueron lo suficientemente idiotas como para venderlo por su peso en oro y comprarse unas coca-colas…? Es su tesoro, lo conservan en la capilla de la favela. Los pobres, muy pobres, pero no tontos…

¿Y qué pobre no se siente orgulloso de la catedral de su ciudad? ¿Acaso preferiría vendérsela a los musulmanes para que la transformen en una mezquita y que el fruto de la venta se reparta entre los pobres su ciudad a los que tocaría quizá menos de un euro a cada uno… para comprarse un "pan con queso"? ¿Piensas que sería un buen negocio para los pobres?

Un Texto de SAN JOSEMARÍA
"Hemos de amar de todo corazón la pobreza
Si estamos cerca de Cristo y seguimos sus pisadas, hemos de amar de todo corazón la pobreza, el desprendimiento de los bienes terrenos, las privaciones. (Forja, 997)

Tú, ¿cómo imaginas el porte de Nuestro Señor?, ¿no has pensado con qué dignidad llevaría aquella túnica inconsútil, que probablemente habrían tejido las manos de Santa María? ¿No recuerdas cómo, en casa de Simón, se lamenta porque no le han ofrecido agua para lavarse, antes de sentarse a la mesa?

Ciertamente El sacó a colación esa falta de urbanidad para realzar con esa anécdota la enseñanza de que en los detalles pequeños se muestra el amor, pero procura también dejar claro que se atiene a las costumbres sociales del ambiente. Por lo tanto, tú y yo nos esforzaremos en estar despegados de los bienes y de las comodidades de la tierra, pero sin salidas de tono ni hacer cosas raras.

Para mí, una manifestación de que nos sentimos señores del mundo, administradores fieles de Dios, es cuidar lo que usamos, con interés en que se conserve, en que dure, en que luzca, en que sirva el mayor tiempo posible para su finalidad, de manera que no se eche a perder. (Amigos de Dios, 122)

Cuando Juan Pablo II visitó las favelas de Brasil, en 1980, se hundió en la multitud, respondiendo al afecto de la gente, ante la desesperación de su custodia. En un momento, el Papa se sacó el anillo que llevaba y se lo entregó a la gente para que lo vendiera. Ellos no lo redujeron. Se lo quedaron como recuerdo del amor del Papa hacia ellos.

La genealogía de Jesús

Monday, October 1st, 2007
En tiempos de Jesús muchos se levantaron como profetas en Israel y fueron fulminados, lo mismo que Jesús. Sólo que: 1. Jesús predicaba una doctrina nueva y maravillosa, 
2. hacía prodigios y realizaba milagros y, además,
3. cumplió todas las profecías anunciadas por los profetas (una de ellas era que descendería de David, que a su vez es descendiente de Adán).
Todos buscamos noticias que nos relacionen con las personas que más queremos y veneramos. Por eso tiene mucha lógica el conocer detalles de nuestra familia y de su historia (tertulias familiares con Nuestros Mayores), emparentamientos; y por extensión (también lógica) de todo lo que tuvo que ver con Cristo y con su vida en la tierra (de ahí la importancia de sus reliquias). Y  también el curioso capítulo primero de San Mateo en el que aparecen tantos ascendientes y parientes lejanos de Nuestro Señor.

Sigue un ejemplo argumentando LA IMPORTANCIA DE LAS RELIQUIAS DE JESÚS…

¿Descendientes de la Mona Lisa?
 

Christian Fraser (BBC Mundo).- Un genealogista italiano cree haber encontrado a las descendientes directas de la mujer florentina del Renacimiento que inspiró la pintura más famosa de Leonardo de Vinci, "Mona Lisa" o "La Gioconda".

Se trata de Natalia e Irina Strozzi, hijas del príncipe Girolamo de Toscana.

Las hermanas Strozzi pertenecen a una de las familias más viejas de Italia.

Tienen rostros nobles, lo que se puede ver en sus formas, en sus ojos y tal vez hasta en esa sonrisa extrañamente familiar.

Domenico Savini, el especialista en genealogía, ha estudiado los archivos de la familia y dice que, a través de la línea femenina, puede establecer una relación directa de estas dos mujeres con Lisa Gherardini, en quien supuestamente se inspiró Da Vinci.

"Estamos muy entusiasmadas", dice Natalia, actriz, de 30 años de edad.

Esta historia legendaria ha circulado en nuestra familia desde hace siglos y ahora tenemos la prueba.

Además, la prueba más convincente es la sonrisa que pasa fugazmente por el rostro de nuestro padre.

En busca de Lisa

Podrán ser descendientes directas de Lisa Gherardini, pero lo que todavía no hay es evidencias documentales que conecten a la mujer renacentista con el retrato de La Gioconda.

Sin embargo, la identificación definitiva podría estar en camino.

Los investigadores de la obra de Da Vinci creen que Lisa Gherardini fue enterrada en un convento de Florencia donde su hija era monja.

Un historiador de arte que se especializa en medicina forense, Maurizio Seracini, se ha ofrecido para buscar sus restos.

Si los encuentra, la tecnología moderna podría ayudar a reconstruir su apariencia.

Además, con un simple examen de ADN se determinaría si las hermanas Strozzi tienen realmente motivos para sonreír.

Aparecido aquí el 13.04.07 | 09:17

El cristianismo, una religión desfigurada

Friday, August 24th, 2007

No podemos pasar a otros un invento humano: la importancia del Evangelio

Las siguientes generaciones deben ver modelos de conducta; pero fundamentalmente deben leer el Evangelio, donde se contiene lo que Cristo hizo y dijo para nuestra salvación.

Debemos basar nuestra vida en el Evangelio. Sigue un ejercicio práctico (que precisa manejar el evangelio…)

EL BUEN CRISTIANO
Autor: Evangelio de San Mateo
1. Da gusto y sentido a las cosas (Del versículo 13 al 15)
2. Se entrega generosamente (Del versículo 17 al 20)
3. Vive en armonía (Del versículo 21 al 26)
4. Respeta a la mujer (Del versículo 27 al 32)
5. Habla con franqueza (Del versículo 33 al 37)
6. Devuelve bien por mal (Del versículo 38 al 48)
7. Se perfecciona en el amor (Del versículo 43 al 48) MATEO CAPITULO 6
8. Actúa con humildad (Del versículo 1 al 4)
9. Reza con sencillez (Del versículo 5 al 15)
10. Odia la hipocresía (Del versículo 16 al 18) 11. Se enriquece con la verdad (Del versículo 19 al 23)
12. No se hace esclavo del dinero (versículo 24)
13. Confía en Dios y busca la justicia (Del versículo 25 al 34)
MATEO CAPITULO 7
14. Es exigente consigo mismo y comprensivo con los demás (Del versículo 1 al 16)
15. Es paciente y constante (Del versículo 7 al 11)
16. Se identifica con el otro (Del versiculo12)
17. Tiene espíritu critico (Del versículo 13 al 20)
18. Vive de hechos, no de palabras (Del versículo 21 al 23)
CONCLUSIÓN
Construyamos nuestra personalidad sobre bases firmes (Del versículo 24 al 29)

Si no tienes los evangelios puedes entrar en este LINK DEL EVANGELIO para consultarlos on line

Y UNA Anécdota:

AMA SIN CONDICIÓN
Una historia que fue contada por un soldado que pudo regresar a casa después de haber peleado en la guerra de Vietnam. Le hablo a sus padres desde San Francisco. – "Mama, Papa. Voy de regreso a casa, pero les tengo que pedir un favor: Traigo a un amigo que me gustaría que se quedara con nosotros." – "Claro," le contestaron, "Nos encantaría conocerlo." – "Hay algo que debéis de saber", el hijo sigo diciendo, "fue herido en la guerra. Piso en una mina de tierra y perdió un brazo y una pierna. El no tiene a donde ir, y quiero que el se venga a vivir con nosotros a casa."
- "Siento mucho el escuchar eso hijo. A lo mejor podemos encontrar un lugar en donde el se pueda quedar." – "No, Mama y Papa, yo quiero que el viva con nosotros." – "Hijo," le dijo el padre, "tu no sabes lo que estas pidiendo. Alguien que este tan limitado físicamente puede ser un gran peso para nosotros. Nosotros tenemos nuestras propias vidas que vivir, y no podemos dejar que algo como esto interfiera con nuestras vidas. Yo pienso que tu deberías de regresar a casa y olvidarte de esta persona. El encontrara una manera en la que pueda vivir el solo."
En ese momento el hijo colgó la bocina del teléfono. Los padres ya NO volvieron a escuchar de el. Unos cuantos días después, los padres recibieron una llamada telefónica de la policía de San Francisco. Su hijo había muerto después de que se había caído de un edificio, fue lo que les dijeron. La policía creía que era un suicidio.
Los padres destrozados de la noticia volaron a San Francisco y fueron llevados a la morgue de la ciudad a que identificaran a su hijo. Ellos lo reconocieron, para su horror ellos descubrieron algo que no sabían, su hijo tan solo tenia un brazo y una pierna.
Los padres de esta historia son como muchos de nosotros. Encontramos muy fácil el amar esas personas que son hermosas por afuera o que son entretenedoras, pero no nos gusta la gente que nos hace sentir alguna inconveniencia o que nos hace sentir incómodos. Preferimos estar alejados de personas que no son muy saludables, hermosas o inteligentes como lo somos nosotros. Afortunadamente, hay una persona que no nos trata de esa manera.
Alguien que nos ama con un gran amor, que siempre nos recibirá en su familia, no importa que tan destrozados estemos, física o mentalmente.

Esta noche, antes de que te metas en la cama para dormir, reza una oración a Dios para que el nos dé la fuerza para que puedas aceptar la gente tal y como es, y para que nos ayude a ser más comprensivos con esas personas que son diferentes a nosotros.

Santiago Apostol

Wednesday, July 25th, 2007

SANTIAGO, APÓSTOL
DE LA IGLESIA

 

Una historia que no debe ser
olvidada y sí transmitida y relatada por los creyentes de habla hispana en sus
comunidades y al mundo, para gloria de Dios, de la Virgen María y de los
santos.

 

 

El origen Galileo de
Santiago puede en cierto grado explicar el fuerte temperamento y la vehemente
personalidad que les ganaron a él y a su hermano menor San Juan el sobrenombre
de Boanerges, "hijos del trueno" (Marcos 3:17). Ambos eran hijos del
pescador Zebedeo. Cuando Juan el Bautista proclamó el reino del Mesías,
Santiago y San Juan se hicieron discípulos suyos (Juan 1:35); puede ser que
Santiago fuese el primer discípulo del "Cordero de Dios" y
posteriormente llamase a San Juan del mismo modo que Andrés llamó a su hermano
Pedro. La llamada a Santiago para el apostolado del Mesías es recortada en una
narración idéntica o paralela por Mateo 4:18-22; Marcos 1:19 sq.; y Lucas
5:1-11. Los dos hijos de Zebedeo, así como Simón (Pedro) y su hermano Andrés con
quienes ellos estaban asociados (Lucas 5:10), fueron llamados por el Señor en
el Mar de Galilea. Los hijos de Zebedeo "al punto, dejadas las redes y a
su padre, le siguieron" (Mateo 4:22), y se convirtieron en
"pescadores de hombres".

 

La Fe de una Madre (Un milagro de nuestro tiempo)

Monday, June 11th, 2007
La fe de una madre

Curación instantánea de una hipertensión grave de origen vásculo-renal (17 de mayo de 1992)
Hay gracias que tienen un asombroso paralelismo con algunos de los milagros que nos relatan los Evangelios. La que nos disponemos a relatar en las siguientes líneas recuerda, desde algunos puntos de vista, aquella curación realizada por Jesús, a ruegos de un padre de familia, en la persona de un muchacho que padecía graves crisis convulsivas (Mc 9, 14-29).

Narra San Marcos que, después de la Transfiguración en el Tabor, Jesús bajó al llano y se encontró con sus discípulos y una abigarrada multitud, que trataban de prestar auxilio a un muchacho joven en un estado de crisis evidente. El Evangelio precisa que la enfermedad estaba causada por un espíritu maligno. Nada habían podido hacer los Apóstoles de Cristo, y el padre de la criatura se acercó a Jesús pidiéndole la gracia de la curación. Pero escuchemos el diálogo:

—¿Cuánto tiempo hace que le viene sucediendo esto?, preguntó el Señor.

Y el padre:

—Desde niño. Y muchas veces le ha arrojado al fuego y al agua para acabar con él; pero, si algo puedes, ayúdanos, compadécete de nosotros.

Le respondió Jesús:

—¡Qué es esto de si puedes! ¡Todo es posible para quien cree!

El padre de aquel muchacho, temeroso de que su poca fe impidiera la curación de su hijo, cayó en tierra a los pies del Señor, exclamando:

—¡Creo, ayuda a mi poca fe!

Entonces, movido por ese estupendo acto de fe, el Señor curó a aquel muchacho y se lo devolvió sano a su padre.

Aunque las circunstancias sean claramente distintas, este milagro de Jesús parece reflejarse de algún modo en el siguiente favor atribuido a la intercesión del Beato Josemaría Escrivá. En efecto, hay algo en común que destaca de modo particular. En el caso del Evangelio, el grito de fe de un padre angustiado remueve el corazón de Cristo; en este caso, el grito de una madre angustiada, nacido también de la fe, arranca de la omnipotencia divina la curación humanamente inexplicable de un hijo pequeño.

Un descubrimiento inesperado

Corría el mes de octubre de 1985. El matrimonio formado por Francisco y Ana tuvo la alegría del nacimiento de su primer hijo. Al niño, que vio la luz en Asturias (España), le fue impuesto el nombre de Fernando, como el abuelo..

Los primeros años de su vida fueron normales. Fernando crecía arropado por el cariño de sus padres, a los que Dios bendijo con unos gemelos.

A comienzos de 1988, cuando aún no contaba tres años, Fernando comenzó a sufrir episodios asmáticos, que se desarrollaban en concomitancia con pequeñas infecciones, resfriados, estados febriles ocasionales, etc.

Casi un año después, en enero de 1989, tuvo que ser ingresado de urgencia en el Hospital General de Asturias, con un cuadro de dolores abdominales que en las últimas horas se habían hecho más intensos. Le diagnosticaron una apendicitis aguda que hacía necesaria la intervención quirúrgica.

Sin embargo, no era éste el problema principal. Al realizar los análisis necesarios, se descubrió que el pequeño sufría una grave hipertensión arterial, con puntas que llegaban a alcanzar, en los momentos críticos, la cifra de 220/140 mm de mercurio. Si se tiene en cuenta que en los niños la presión arterial es más baja que en los adultos, y que en éstos los valores por encima de 140/90 mm. se consideran patológicos, se podrá valorar la gravedad de las crisis hipertensivas de Fernando. Para controlar la presión arterial, se comenzó un tratamiento a base de nitroprusiato sódico con perfusión intravenosa: un tratamiento al que sólo se recurre en casos muy graves, cuando hay serio peligro de lesiones cerebrales e incluso para la vida misma del paciente.

Con un tratamiento tan enérgico, la hipertensión mejoró lo suficiente como para que los médicos afrontaran la intervención quirúrgica. Durante la intervención y en los tres días sucesivos, el niño experimentó varias crisis hipertensivas, con cifras que llegaron a alcanzar los 230/140 mm. de mercurio.

Una enfermedad grave, incurable y progresiva

Una vez superada la enfermedad abdominal por la que el niño había sido hospitalizado, y controladas las crisis hipertensivas, el trabajo de los médicos se concentró en identificar la causa de la hipertensión arterial. El niño fue trasladado a la sección nefrológica del departamento de Pediatría, dotado de instrumentos diagnósticos avanzados y de un personal competente. Los exámenes descartaron con certeza algunas de las causas más frecuentes de hipertensión infantil. Por fin, gracias a la arteriografía, se sospechó la causa de la enfermedad: estrechamiento de una arteria renal. El tratamiento, puramente sintomático, se limitó a intentar normalizar los valores de la presión arterial por vía farmacológica, aunque dio escasos resultados. Se aconsejó a los padres que controlaran frecuentemente la tensión arterial del pequeño.

Fernando regresó a casa, pero entre febrero y diciembre de ese mismo año (1989) tuvo que ser hospitalizado de urgencia en cuatro ocasiones, a causa de las crisis hipertensivas que se desencadenaban con ocasión de pequeñas infecciones (anginas, otitis, etc.) tan frecuentes en la infancia. Comenzaba un verdadero calvario para sus padres, que no vivían pensando en que, en cualquier momento, su hijo podía sucumbir en alguna de esas violentas crisis.

A principios de 1990, un año después del ataque de apendicitis, los padres decidieron llevar a su hijo a Madrid para confirmar el diagnóstico que sospechaban en Asturias. Estuvo internado durante un mes, y allí nuevos estudios médicos establecieron con exactitud la causa de la enfermedad hipertensiva: «estenosis intrarrenal de la arteria renal derecha —se lee en la historia clínica—, no susceptible de dilatación ni de intervención quirúrgica». La tierna edad del paciente hacía pensar que se trataba de un estrechamiento debido a una displasia fibromuscular, es decir, causado por un desarrollo anómalo de la pared vascular.

En pocas palabras: la enfermedad del niño no tenía curación. Sólo podría continuar con el tratamiento sintomático, encaminado a mantener la hipertensión dentro de unos valores aceptables. El pronóstico era fatal a largo plazo, pues una enfermedad de esas características tiende a lesionar irremisiblemente órganos vitales como el cerebro, el corazón y los riñones. Además, en las hipertensiones de esta etiología, la literatura médica registra una progresiva obstrucción de la arteria afectada, sobre todo en su época de crecimiento infantil. En 42 pacientes con estenosis de la arteria renal por displasia fibromuscular, estudiados durante once años por un equipo médico y publicados en una revista internacional de Medicina, todos los enfermos demostraron la progresión de la estenosis.

Este diagnóstico fue confirmado por una prueba específica que diferencia con toda exactitud una hipertensión de origen vásculo-renal de cualquier otra forma de enfermedad hipertensiva.

La investigación clínica enseña que este tipo de enfermedad hipertensiva sólo puede ser corregida de modo permanente con intervención quirúrgica: sustitución del trozo de arteria mediante by-pass o dilatación de la zona estrechada. En el caso de Fernando, este tratamiento estaba contraindicado. Sólo era posible controlar la presión arterial con fármacos anti-hipertensivos. Tras varios ensayos, una vez conocida con certeza la causa de la enfermedad, los médicos prescribieron un tratamiento con captopril, medicamento selectivo para la compensación de la hipertensión de origen vásculo-renal. El niño fue dado de alta con el mal pronóstico ya señalado y la indicación perentoria de tomar su medicina cada ocho horas.

Buscar refugio en Dios

Escuchemos la reacción de la madre, una vez que le comunicaron el carácter grave, progresivo e incurable de la enfermedad de su hijo: «Desesperada, busqué refugio y consuelo en Dios, y de pronto recordé la estampita con la oración de Monseñor, que alguien me había dado cuando mi niño enfermó por vez primera, y que yo había guardado sin prestarle la menor atención».

Los padres eran creyentes, como testimonian ellos mismos en la carta que enviaron en fecha 1 de junio de 1992, señalando el favor obtenido por la intercesión de Mons. Escrivá de Balaguer: «Aunque somos creyentes, no somos modélicos ni muchísimo menos —reconocen—, y sinceramente hemos de confesar que el Opus nos resultaba absolutamente ajeno y no nos decía absolutamente nada». Sin embargo, ¿qué madre cristiana, ante la enfermedad grave de su hijo, no acude con fe a la misericordia de Dios? Eso fue lo que hizo ella, recurriendo al Señor a través de la intercesión del Fundador del Opus Dei, que por aquellas fechas —estamos en 1990— aún no había sido beatificado.

La estampa con la oración al Beato Josemaría le había sido facilitada en 1989 por una cuñada suya, que le dijo: «Tú, rézale». Pero pasaron varios meses hasta que se decidió a poner en práctica ese consejo, en un momento de seria preocupación.

Sucedió a finales de septiembre de 1990, durante uno de los frecuentes ingresos del niño en el hospital a causa de las crisis de asma que, como se ha dicho, repercutían inmediatamente en la elevación de la tensión arterial. Un ataque agudo de asma es algo muy impresionante. Quien lo sufre, experimenta la sensación —muy real— de que se está ahogando. El pulso se acelera, en un esfuerzo inútil del corazón por enviar más sangre a los pulmones. La respiración se torna fatigosa, entrecortada por silbidos. Un sudor frío humedece la piel, que se pone de color azulado, sobre todo en las extremidades. Si el ataque lo sufre un niño, la impresión es aún más penosa. Y si ese niño padece una grave enfermedad hipertensiva, de la que pueden seguirse consecuencias muy graves, es fácil imaginar el sufrimiento de sus padres ante cada uno de esos ataques.

En esta ocasión, comprobando una vez más su absoluta impotencia, la madre se dirigió con fe a Nuestro Señor por intercesión del entonces Siervo de Dios Josemaría Escrivá de Balaguer. Así lo cuenta: «Comencé a rezarla [la oración de la estampa] con fe ciega, convencida de que sólo aquello podía curar a mi hijo».

Lo primero que pidió Ana fue que cesaran las crisis asmáticas, que tanto les hacían sufrir a todos. Su oración fue escuchada inmediatamente: el 2 de octubre de 1990, una vez superada la bronquitis asmática por la que había sido internado, el pequeño pudo regresar a su casa. «Desde entonces —reconoce la madre—, no volvió a tener ninguna más (…). Nunca más volvió a necesitar oxígeno ni volvieron a ingresarlo».

Al comprobar, con el transcurso de los meses, que el niño se había curado del asma, Ana se sintió llena de fe y de confianza en la intercesión de Mons. Escrivá: «Me atreví un poco más —confía en su relación— y rogué para que se curase poco a poco de su traidora enfermedad». La razón de que pidiera una curación "a plazos", y no una curación instantánea, la cuenta ella misma en su declaración ante el Tribunal eclesiástico de la archidiócesis de Oviedo: «Pedía que se curase de la hipertensión arterial, pero poco a poco. La razón de esta súplica mía era el miedo a que se curase repentinamente, pues como estaba tomando la medicación, podría tener una caída brusca de la tensión que lo llevase a la muerte».

Hizo esta plegaria a finales del verano de 1991 y pidió a otras personas que rezaran a Mons. Escrivá por la curación de su hijo, enviándoles fotocopias de la estampa con la oración para la devoción privada. A partir de ese momento, la evolución de la enfermedad tomó un rumbo nuevo. Fernando comenzó a presentar leve sensación de vértigo al levantarse de la cama por las mañanas, síntoma probable de hipotensión debida al fármaco. Este hecho no pasó inadvertido a la madre. Lo avisó a los médicos que, en las visitas de control, fueron constatando la disminución progresiva de la presión arterial, por lo que a su vez fueron reduciendo paulatinamente las dosis de medicamento. En el transcurso de cinco meses, de noviembre de 1991 a abril de 1992, pasó de tomar una dosis diaria total de 32 mg a otra de 13 mg.

En un momento preciso

Llegamos así al 17 de mayo de 1992, día de la beatificación de Mons. Escrivá en Roma. El niño tenía ya siete años. Aquel domingo era un día soleado y más bien caluroso, por lo que el niño se fue con su padre a la playa, mientras la madre permanecía en casa al cuidado de los dos hermanitos que habían nacido el año anterior. Pero dejemos la palabra a ella, que en el proceso celebrado en la diócesis de Oviedo declaraba cuanto sigue:

«El 17 de mayo mi marido fue con mi hijo Fernando a la playa (hacía calor ese día), mientras yo me quedé en casa con los gemelos. Me puse a ver la televisión para asistir a la ceremonia de la santificación del Siervo de Dios Escrivá de Balaguer: yo pensaba así porque en aquel tiempo no distinguía santificación de beatificación. En un momento dado de la ceremonia, mientras tenía en mis manos la estampa, cerré los ojos, me quedé como en blanco, y pedí a Josemaría Escrivá que invocase por mí la curación total del niño; y, teniendo los ojos cerrados, veía que me sonreía. Esto me dio la seguridad total y absoluta de que me concedía la gracia que le estaba pidiendo. Cuando terminó el acto litúrgico, tuve el convencimiento pleno y la certeza plena y absoluta de que me había escuchado y de que mi hijo se había curado.

»Cuando, por la tarde, mi marido llegó a casa con el niño, me contó que en la playa había sentido frío, a pesar de que era un día muy caluroso, y que le había cubierto con algunas toallas. Cuando se despertó, el niño le había dicho que se encontraba muy bien. Pregunté a mi marido a qué hora había sucedido todo eso; ahora no recuerdo cuál era, pero era la misma hora en que yo estaba rezando al Señor por intercesión de Escrivá de Balaguer. Mi marido se emocionó mucho».

Inmediatamente, tomó la presión arterial al niño (era ya una experta en este tipo de operaciones, después de tanto tiempo) y comprobó que se hallaba perfectamente normal. Al día siguiente se presentó con el hijo en el hospital, aunque no le tocaba hacer la revisión hasta el mes de octubre. «Algo dentro de mí —afirma— me decía que el niño estaba ya curado. Y así fue; le han quitado la medicación y el niño se halla perfectamente».

Varios especialistas en Nefrología y Endocrinología han estudiado detenidamente este caso. El catedrático de Nefrología en la Universidad de Valladolid, escribe: «La desaparición de una tensión elevada, sin tratamiento médico ni quirúrgico, en una hipertensión vásculo-renal bien confirmada por el test del Captopril y por arteriografía convencional, no es comprensible médicamente».

A la misma conclusión llega el profesor jefe del servicio de Endocrinología de un conocido hospital de Madrid, que en el proceso llevado a cabo en la archidiócesis de Oviedo sobre este presunto milagro, declara: «Refiriéndome a la hipertensión de origen vásculo-renal, la opinión unánimemente compartida por la comunidad médica internacional es que esta hipertensión no tiene una resolución espontánea, es decir, es incurable a menos que se proceda a la cirugía, o a técnicas próximas a la cirugía (…). En estos casos concretos es universal el criterio médico a que antes he aludido de la no regresión espontánea de las lesiones que determinan la estenosis vascular y, por tanto, el mecanismo de la hipertensión arterial». Por tanto, el criterio universalmente admitido es que «la hipertensión vásculo-renal no tiene resolución espontánea; es un proceso que no se resuelve sin la aplicación de medios quirúrgicos (…). Sólo quiero añadir simplemente que la resolución que ha tenido lugar en este niño de la hipertensión, con independencia de los diagnósticos que se han establecido y que yo también suscribo, me parece no explicable médicamente y que no alcanzar a ser interpretada científicamente».

La conclusión de los especialistas es, pues, unánime: a la luz de un cuidadoso estudio de la literatura científica, resulta naturalmente inexplicable que los valores de la presión arterial del niño sean completamente normales tras la supresión de los fármacos con los que, durante casi tres años, se le había controlado. Ni siquiera en concomitancia con los procesos patológicos típicos de la infancia (anginas, catarros, otitis, etc.) que antes le desencadenaban crisis hipertensivas agudas, se ha observado aumento de la presión arterial.

La curación no tiene explicación científica.

Han pasado casi diez años y el niño curado lleva una vida normal, ya olvidado de los años en los que estuvo gravemente enfermo. No lo olvidan ciertamente sus padres, que cada día agradecen a Dios el grandísimo favor que les concedió por la intercesión del Beato Josemaría Escrivá de Balaguer.

Extraído de AQUÍ…

Hijos adoptivos de Dios

Monday, April 2nd, 2007

¨La adopción de Moisés por el Faraón supone un salto incalculable en la vida de Moisés. ¿Qué esclavo hebreo osaría considerarse hijo del faraón y esperar, exigir, que él mismo y los demás le tratasen como a tal?. !¡Y el faraón no es Dios! De estar destinado a la esclavitud y a la muerte, pasa a vivir y reinar. Pasa de ser de una familia de esclavos a miembro de la familia real.
La adopción humana cambia al adoptado en lo externo: sus derechos, circunstancias de su vida… No lo cambia interiormente: sigue siendo el mismo que era. La adopción divina, al revés, nos cambia interiormente, aunque externamente no se nota, no aparece. De miembros de una familia de creaturas entramos en la familia divina: nos introduce en la familia de Dios, en la Santísima Trinidad.
En esa familia vamos a vivir y a gozar por toda la eternidad. Y nuestra vida en la tierra tiene como objeto aprender, prepararnos, acostumbrarnos a vivir en la familia de Dios.

A continuación, la anécdota…

Ordenó el faraón de Egipto a todo su pueblo

que arrojasen al río cuantos niños naciesen a los hebreos, preservando solo a las niñas.
Un matrimonio hebreo tuvo un hijo. No pudiendo ocultarlo más tiempo, pusieron al niño en una cesta de papiro y lo depositaron en la orilla del río. La hermana del pequeño vigilaba para ver que ocurría.
Vino a bañarse la hija del faraón, vio la cesta y mandó recogerla. Al abrirla se encontró con el niño llorando y se compadeció de él. Entonces la hermana del pequeño se ofreció a buscar una nodriza hebrea. Autorizada por la princesa, trajo a su madre y madre del niño.
La hija del faraón ofreció dinero a la “nodriza” para que se lo criara.
Cuando fue grandecito se lo llevó a la princesa. Esta lo prohijó, lo adoptó como hijo, y le puso de nombre Moisés, que significa “salvado del agua” (Exodo, cap.2).

Agustín Filgueiras

Los milagros del Evangelio

Sunday, March 25th, 2007
Cristianos por fe: la importancia del Evangelio

La fe es un regalo de Dios para los humildes. Los milagros son una confirmación de la fe. Pero no los necesitamos para creer. De hecho, basta con creer en los que aparecen en la Biblia (en el Evangelio, para ser concretos). Pero puede producirse la incoherencia de tener más fe en los milagros que en nuestras creencias. Lo coherente es actuar como criaturas con nuestro creador: adorarle, sin inventarnos religiones o excusas para nuestros desvaríos. Es cuestión de fe y a la vez, es un límite preciso al fanatismo.
Por eso debemos leer el Evangelio (La Biblia) y entender los milagros que allí aparecen. Será corta la espera para descubrir por qué decimos que el EVANGELIO ES UN LIBRO VIVO.

Un tercio de los franceses cree en los milagros

                                                    Uno de cada tres franceses cree en 
los milagros, aunque sólo un ocho por ciento los considera como una intervención de Dios, según un sondeo efectuado para el semanario cristiano "Le Pelerin". El 35 por ciento de los encuestados por un instituto demoscópico opinó que cree en los milagros, frente al 62 por ciento que dice no creer en ellos y el tres por ciento que carece de opinión.

El sondeo será publicado en la edición del próximo jueves del semanario católico, pocos días antes de la tradicional peregrinación al santuario mariano de Lourdes, que tendrá lugar el próximo martes, día de la Asunción. La mayoría de los encuestados (31%) define milagro como "un fenómeno que no tiene explicación", mientras que el 27% lo entiende como "un evento feliz que no se espera" y sólo el 8% lo califica como "una intervención de Dios".

El santuario de Lourdes, situado en el sur de Francia, acoge cada año a unos seis millones de peregrinos y es una de las fuentes oficiales de la iglesia católica de reconocimiento de milagros, el último de ellos en noviembre pasado.

Extraído de aquí.

Metáfora de la muerte de Jesús

Friday, October 27th, 2006

Tu hijo tiene la clave: no es una película… ¿Qué harías tú?

Es la tarde de un viernes típico y estás manejando hacia tu casa.
Sintonizas la radio. El noticiero cuenta una historia de poca importancia:

En un pueblo lejano han muerto 3 personas de alguna gripe que nunca antes se había visto. No lo piensas mucho… El lunes cuando despiertas, escuchas que ya no son 3, sino 30,000 personas las que han muerto en las colinas remotas de la India. Gente del control de enfermedades de EE.UU., ha ido a investigar.

El martes ya es la noticia más importante en la primera plana del
periódico, porque no solo es la India, sino Pakistán, Irán y Afganistán y pronto la noticia sale en todos los noticieros. Le están llamando “La Gripe Misteriosa” y todos se preguntan? ¿Cómo vamos a controlarla?

Entonces una noticia sorprende a todos. Europa cierra sus fronteras, no habrá vuelos a Francia desde la India, ni de ningún otro país en el cual se
haya visto la enfermedad. Por lo del cierre de fronteras estás viendo las noticias cuando escuchas la traducción de una mujer, en Francia, que dice que hay un hombre en el hospital muriendo de la “Gripe Misteriosa”. Hay pánico en Europa. La información dice que cuando tienes el virus, es por una semana y ni cuenta te das. Luego tienes 4 días de síntomas horribles y mueres. Inglaterra cierra también sus fronteras, pero es tarde, pasa un día mas y el presidente de los EE.UU. cierra las fronteras a Europa y Asia, para evitar
el contagio en el país, hasta que encuentren la cura…

Al día siguiente la gente se reúne en las iglesias a orar por una cura y entra alguien diciendo:

Prendan la radio y se oye la noticia: 2 mujeres han muerto en Nueva York. En horas, parece que la cosa invade a todo el mundo. Los científicos
siguen trabajando para encontrar el antídoto, pero nada funciona. Y de repente,
viene la noticia esperada:

Se ha descifrado el código de ADN del Virus Se puede hacer el antídoto. Va a requerirse la sangre de alguien que no haya sido infectado y de hecho en todo el país se corre la voz de que todos vayan al hospital central para que se les practique un examen de sangre. Vas de voluntario con tu familia, junto a unos vecinos, preguntándote que pasará?, Será esto el fin del mundo?…

De repente el doctor sale gritando un nombre que ha leído en su
cuaderno. El mas pequeño de tus hijos está a tu lado, te agarra la chaqueta y dice:

Papi, ese es mi nombre!. Antes de que puedas reaccionar se están
llevando a tu hijo y gritas: Esperen! Y ellos contestan: todo esta bien, su sangre está limpia, su sangre es pura. Creemos que tiene el tipo de sangre correcta. Después de 5 largos minutos salen los médicos llorando y riendo. Es la primera vez que has visto a alguien reír en una semana. El doctor de mayor edad se te acerca y dice: Gracias, señor!, La sangre de su hijo es perfecta, está limpia y pura, podemos hacer el antídoto contra esta enfermedad…

La noticia corre por todas partes, la gente está orando y riendo de
felicidad. En eso el doctor se acerca a ti y a tu esposa y dice:

-¿Podemos hablar un momento?

Es que no sabíamos que el donante sería un niño y necesitamos que firmen este formato para darnos el permiso de usar su sangre. Cuando estás leyendo el documento te das cuenta de que no ponen la cantidad que necesitarán y preguntas: Cuanta sangre?… La sonrisa del doctor desaparece y contesta: no pensábamos que era un niño.

No estábamos preparados? ¡¡¡La necesitamos toda!!! . No lo puedes creer y tratas de contestar: “Pero, pero…”.. El doctor te sigue
insistiendo:

Usted no entiende, estamos hablando de la cura para todo el mundo. Por favor firme, la necesitamos… toda. Tu preguntas:

¿Pero no pueden darle una transfusión? Y viene la respuesta: Si tuviéramos sangre limpia podríamos.. ¿Firmará?……. ¿Por favor?….. ¡¡Firme!!……..

En silencio y sin poder sentir los mismos dedos que tienen la pluma en la mano lo firmas.

Te preguntan: ¿Quiere ver a su hijo? Caminas hacia esa sala de emergencia donde tu hijo está sentado en la cama diciendo: ¡papi!, ¡mami! ¿Qué pasa?. Tomas su mano y le dices: Hijo, tu mami y yo te amamos y nunca dejaríamos que te
pasara algo que no fuera necesario, ¿comprendes eso? Y cuando el doctor regresa
y te dice: lo siento necesitamos empezar, gente en todo el mundo está muriendo… ¿te puedes ir?, ¿puedes darle la espalda a tu hijo y dejarlo allí?… mientras él te dice: Papi, Mami ¿por qué me estáis abandonando?

Y a la siguiente semana cuando hacen una ceremonia para honrar a tu hijo, algunas personas se quedan dormidas en casa, otras no vienen porque prefieren ir de paseo o ver un partido de fútbol y otras vienen a la ceremonia con una sonrisa falsa fingiendo que les importa. Quisieras pararte y gritar:

“Mi hijo murió por todos, ¿es que no les importa?”

Tal vez eso es lo que Él quiere decir:
“Mi hijo murió, que no saben cuanto los amó”

Es curioso lo simple que es para la gente desechar a Dios y después preguntarse porque el mundo va de mal en peor.

Es curioso como nos creemos todo lo que leemos en el periódico, pero cuestionamos lo que la Biblia dice.

Es curioso como cada uno quiere irse al cielo argumentando que ellos no tienen que creer, pensar, decir, o hacer nada de lo que la Biblia dice. Es curioso como alguien dice: “Yo creo en Dios”, pero con sus acciones muestra que sigue a otros.

Una carta desde el cielo

Tuesday, June 20th, 2006

Con su sencillez acostumbrada, el cardenal Albino Luciani -entonces Patriarca de Venecia, más tarde papa Juan Pablo I- explicaba cómo hemos de recibir la Escritura:
La palabra de Dios no es más que una carta. Mi madre, cuando el cartero le traía una carta de mi padre, que trabajaba en Alemania, la abría con ansia, la leía y releía; luego, corría a contestarla y enseguida la echaba al buzón. Esto es la palabra de Dios, la carta de una persona que se ama, que se espera; la leemos para hacerla nuestra y contestamos enseguida.

 (N. VALENTINI Y M. BACCHIANI, El Papa de la sonrisa)

Los niños no pierden su capacidad de sorprenderse

Saturday, June 17th, 2006
Cuando los niños dicen
¡Oh!
Marcos
14, 22-24:
Mientras cenaban, tomó pan, y después de bendecir
lo partió, se lo dio a ellos y dijo: Tomad, esto es mi cuerpo. Y tomando el
cáliz, habiendo dado gracias, se lo dio y bebieron de él todos. Y les dijo: Esta
es mi sangre de la Nueva Alianza, que será derramada por muchos.

Sigue con una anécdota…

El
estribillo de una canción italiana reciente es cuando los niños dicen
¡oh!
En el
camino que el pequeño Ioseph recorría para ir al colegio había una tienda de
juguetes. Cada vez que pasaba se quedaba fascinado al contemplar un osito de
peluche que había en el escaparate. En su rostro asomaba el asombro al
contemplar la belleza del muñeco: ¡Oh!
El
último día antes de las vacaciones de Navidad, cuando volvía del colegio, se
detuvo a mirar. Su asombro diario se tornó en conmoción: ¡Ooh! Apenado
marchó a su casa.
Pero
el asombro se convirtió en emoción gozosa cuando el 25 de
diciembre se encaminó con ilusión de niño hacia el árbol de Navidad, y
descubrió que el regalo que le esperaba era el osito: ¡Oooh! A partir de aquel
momento era su osito.
Han
pasado los años y muchas cosas. Ioseph ha crecido. Viste de blanco y se llama
Benedicto XVI. En la fiesta del Corpus Christi le he visto con mirada
asombrada -¡Ooooh!-, contemplando y adorando a Jesús, realmente presente en la
Eucaristía, viviendo lo que aconseja: "conservad en vuestro corazón la capacidad
de asombraros y de adorar" (Benedicto XVI, Czestochowa 26.V.2006).
"Cuando los niños dicen ¡Oh!
Así
cada cosa nueva es una sorpresa
Qué
maravilla, qué maravilla,
Mira
que tonto soy que me avergüenzo un poco,
porque
ya no sé seguir diciendo Ooooooh,
y
hacer todo como me pilla,
porque
los niños no tienen pelos en la panza ni en la lengua"
(traducción de Cuando i bambini fanno Oh, de
Giuseppe Povia)

Borja Armada


Anécdotas located at 511/67 Huynh Van Banh , Ho Chi Minh, VN . Reviewed by 93 customers rated: 4 / 5