¿Prohibido fumar?

Hitler, durante el Tercer
Reich permitió muchas tropelías. A la vez, ironías de la vida, se opuso con
denuedo a determinados vicios. Así fue, por ejemplo con el tabaco. No se podía
fumar en público y mucho menos en su presencia. Para fomentar esta prohibición
impuso castigos ejemplares, que dejaron bien grabada la necesidad de atender
dicha norma. El día mismo en que iba a cometer , antes de entrar en la
habitación en que esperaba Eva Braun sorprendió fumando a uno de los dos
soldados que guardaban la puerta. Le quitó el cigarro destempladamente y le
abofeteó. Luego cerró la puerta tras de sí. Los soldados oyeron luego el
disparo mortal. Al comprobar el suicidio, lo primero que hicieron luego de
alertar a las autoridades, fue encenderse un pitillo en público y degustarlo
después de 12 años de prohibición.