Ser madre y gata a la vez

La gata tenía dos gatitos pequeños que estaban empezando a comer. Un día, mi padre observó que traía en la boca algo que parecía un animal, pero se trataba de un animal muy raro porque por un lado se veían plumas y por el otro un rabo largo desprovisto de plumas. La gata llegó, soltó el bocado y cayeron al un gorrión y una lagartija. Dió unos maullidos de llamada y aparecieron sus dos gatitos. Uno empezó a comer el pájaro y el otro la lagartija. La madre, sentada sobre sus cuartos traseros observaba el festín disfrutando del . No pudo cazar los dos a la vez. Así que cazó uno primero y lo escondió. Después cazó el segundo y fue a recoger a la primera presa y con las dos en la boca apareció en escena. Pensó, si traigo uno sólo, los gatitos pelearán queriendo comer los dos a la vez. Así que esperó a tener dos y llegó, llamó, soltó uno a uno y luego otro a otro gatito y se sentó a ver como sus hijitos practicaban con sus colmillos sin estrenar. Posiblemente con su estómago vacío. Bonita lección de amor y de observación
Alqutun