La verdad no depende del ángulo desde el que algo se mire

La historia de hoy narra dos anécdotas en las que hay un personaje común llamado Oswald Veblen (1880-1960)
Fue un famoso matemático estadounidense alto y delgado, de aspecto escandinavo con un cáustico sentido del . Es conocido por sus trabajos sobre los fundamentos geometría proyectiva y de la topología. Fue también director del Advanced Institute of Princeton y fue el que atrajo al increíble von Neumann. Era conocido por dar largos paseos en los que se hablaba de cotilleos y (cómo no), de matemáticas.

Pues bien, un día, en uno de esos paseos iba andando con un periodista (J. G. Crowther) por el campus, vio que estaba allí Einstein y le comentó:

– Allí viene Einstein, debe Ud. conocerle.
Corrieron hacia él y Veblen le presentó como "el corresponsal científico del Manchester Guardian". Einstein se inclinó y dijo:
– El Manchester Guardian es el mejor periódico del – y echó a andar.

El periodista regresó a . Uno de los incondicionales de ese periódico le llamó preguntándole si había oído ciertos rumores sobre Einstein.
– ¿Qué rumores?.
– Bien, corre el rumor en Fleet Street de que se ha vuelto loco.
– Si es así – dijo Crowther – es una desgracia para el Manchester Guardian.
– ¿Qué quiere decir?.
– Le conocí hace poco y me dijo "el Manchester Guardian es el mejor periódico del mundo".
– ¡Oh!, es evidente que nuestra información es incorrecta.

Sí señor, una forma rápida y eficaz de desmentir rumores