Mojar en el huevo frito

La tiene sus formas, de acuerdo con los países

Alfonso XIII mojando en el desayuno

Una leída en un estupendo de Don Carlos Fisas
(La sonrisa de los ), nos viene a corroborar que todos, incluso lo
reyes, hacemos cosas poco protocolarias en nuestra intimidad.

Dice
que estaba desayunando el Alfonso XIII, y entró su señora, Victoria
Eugenia de Battenberg, a los aposentos. El Rey en esos momentos estaba
mojando con pan una deliciosa yema de huevo.

La Reina, se
sintió totalmente sorprendida y le recriminó que no hiciera eso. Que
guardara las formas aunque nadie le estuviese viendo.

El Rey,
comprensivo y viendo que se trataba de una extranjera que no conocía el
placer de mojar en la yema de un estupendo huevo, le ofreció participar
de este sencillo festín, cosa a lo que ella se negó.

Alfonso
XIII encogiéndose de hombros, y para no discutir, le dijo: "Pues no
sabes lo que te pierdes", y continuó con tan delicioso desayuno.