Esos ojitos tristes…

Gloria Fuertes, “El monstruo”:

Yo estaba en un bar,
entró un hombre corriente,
se sentó enfrente,
le miré distraída pensando en mis cosas,
-me espanté-
tenía cara de no haber dicho “te quiero” en toda su vida.