Lo delicado de ofrecer regalos a quien nos juzga

Los regalos pueden desconcertar o no gustar, cuando una persona recta los juzga como "compra de favores". Los no rectos (torcidos…) siempre piden más.

Ejerciendo el cargo de presidente de la Audiencia de el que fue luego magistrado del Supremo, señor Aldecoa, se ventilaba ante el tribunal al frente del cual se hallaba un pleito de bastante importancia en el que  intervenían dos labradores castellanos.

    Uno de ellos, que tenía el pleito poco menos que perdido, visitó a don  Díaz Caneja, abogado suyo, quien le comunicó las impresiones más pesimistas.

    -¿Y si le hiciera un regalo al presidente de la Audiencia? -preguntó el  cliente.
    -No diga usted disparates. El señor Aldecoa le metería en la cárcel si  lo intenta. 
 
sigue en leer más…

   Pasaron varios días y el pleito fue fallado en favor del representado  del señor Díaz Caneja.

    -¿Lo ve usted? -le decía a éste el labrador-. Gracias al regalo que le  hice al señor Aldecoa.
    -Eso no es posible, no lo creo.
    -Pero ¿no se ha enterado?
    -¿Qué?
    -Que le envié un buen regalo…, pero con la tarjeta de mi contrario.
Creo que van a procesarlo, después de devolverle el regalo…