No soy una chapuza de Dios

Valemos más de lo que pensamos
Pobre idea de y pobre idea de sí mismo tenia el muchacho.
Saberse creado es saberse querido. No soy un fruto casual. Dios me ha creado porque me quiere: hacemos lo que queremos. Lo que no nos interesa ni lo valoramos no lo hacemos.
Si Dios me ha creado es porque le importo.
Saberse creado es saber que mi vida vale, tiene sentido. Una persona no hace las cosas por hacerlas; las hace por algo y para algo.
Si Dios me ha creado, mi vida, y toda vida, es útil. Dios no hace nada .
Saberse creado es estimulante y grandioso.

Sigue en leer más…

Dios revaloriza al hombre

En una charla de preparación para la Confirmación – con chavales de trece o catorce años – el sacerdote le pregunta a uno:

– Vamos a ver, Javier, ¿por qué te ha creado Dios a ti?.
Se quedó un rato pensativo y luego, muy serio, contestó:
– Pues no lo sé… Supongo que aquel día tendría ganas de hacer una chapuza.

Por Filgueiras