El fontanero marujo (indiscreto)

Se cuenta de lo que costó a un fontanero callar su … Para que luego digan de las

Era el último día de las fiestas de fallas cuando el fontanero del pueblo sorprendió a una pareja sacando las maletas de la casa de la .

Cuando el miró al plomero y ya conociendo como era éste de chismoso, le ofreció 50 euros para que no dijera nada, puesto que iba a llevar a la novia esa noche, después de que se quemara el castillo de fuegos artificiales a las 10 de la noche.

Solo habían pasado tres horas cuando el fontanero volvió buscando al novio (que se encontraba en la plaza) con enorme desesperación y le dijo… "Toma, aquí están tus 50 euros porque yo no aguanto y tengo que marujear y contárselo a alguien".