Materialismo y Dios

Lo veo pero NO LO VEO

Continúa en Leer más…

Cierto día, el Weisman discutía con un inglés utilitarista sobre la existencia de . A los argumentos del gran sabio, respondía el inglés con mucha flema: “No lo veo, no lo veo”.
Entonces, el Cardenal tuvo un rasgo ingenioso. Escribió en un papel la palabra “Dios”, y colocó sobre ella una moneda:

–– “¿Qué ves?” –le preguntó.

–– “Una moneda” –respondió el inglés.

–– “¿Nada más?” –insistió el Cardenal.
Muy tranquilo, el Cardenal quitó la moneda, y preguntó:

–– “Y ahora, ¿qué ves?”.

–– “Veo a Dios” –respondió el inglés.

–– “¿Y qué es lo que te impedía ver a Dios?” –le preguntó de nuevo el Cardenal.

Y el inglés se calló como un muerto.