Echar la culpa a otros…

Echar balones fuera (cómo nos gusta exculparnos…)

Sigue en leer más…

Al salir del Parlamento:
El ministro: ¡Le dije, , que me escribiera un discurso de media hora y no de una hora!
El secretario Juan: Es que ha leído Vd. el original y la copia.