Vivir como extraños en la misma casa

Qué fuerte: Vivía con su hermana sin darse cuenta de que estaba muerta.
Una mujer convive un día con su hermana en su piso de sin saber que está muerta. La fallecida, de más de 80 años, nunca salía de casa y sólo recibía la visita de sus sobrinos. Las hermanas Alabau no salían de casa nunca. Sólo recibían la visita semanal de sus sobrinos. Estos se acercaron ayer al piso de sus tías en . No abrían. Los bomberos forzaron la puerta. Dentro del hogar, los sobrinos descubrieron el cadáver de una de las ancianas. La superviviente no se percató de la defunción de su hermana.

Se puede residir en una de sin conocer al inquilino de enfrente, sin saber a qué se dedica el morador del piso de abajo y sin tener ninguna información de cómo viven las vecinas del piso de arriba. Algo así, pero con un final letal, sucedía en la finca situada en el número 14 de la calle Horticultor Corset de Valencia.
“Desde 2004 no salen de casa. Son dos mayores, de más de 80 años.
No abren la puerta a nadie, sólo a sus sobrinos”, comentaba una de las dos vecinas del sexto. Las hermanas Luisa y Vicenta Alabau se tenían la una a la otra, no tenían hijos, sólo familiares lejanos. No salían a pasear, ni siquiera a hacer la compra puesto que periódicamente recurrían al envío al domicilio de una cadena de supermercados valenciana. La extrema era tal que los vecinos de bloque habían alertado a los Sociales del . “Ni siquiera abrían al asistente social. La puerta estaba cerrada con llave y esta metida en la cerradura”, explicaban los inquilinos.

A la fuerza
La puerta 13, séptimo piso, del número 14 de la calle Horticultor Corset se abrió ayer a la fuerza. A las nueve horas de la ñana, los sobrinos realizaron la visita a la que acostumbraban. Metieron la llave en la cerradura sin éxito. Llamaron al timbre y nadie abrió la puerta. Recurrieron a los bomberos para intentar entrar en el piso. La desgracia se olió. Los bomberos consiguieron abrir la puerta. Uno de los sobrinos preguntó a su tía dónde se encontraba su hermana: “Está por ahí dentro, por la casa”, contestó. La señora no se equivocaba. Su hermana estaba en su hogar, pero muerta.

¿Cuáles han sido las causas de la ? La policía baraja dos hipótesis: un accidente doméstico o una enfermedad. Habrá que esperar al resultado de la autopsia. ¿Cuánto tiempo permaneció inerte en su propia casa sin que su hermana lo apercibiera? Las mismas fuentes señalaban que el fallecimiento de la señora se pudo haber producido ayer o el pasado .

Mañana alterada
Este trágico suceso alteró la mañana a los vecinos de la tranquila plaza. Según los de los residentes del bloque de viviendas, “no era la primera vez que los bomberos abrían la puerta número 13, ya que el pasado mes realizaron la misma tarea”.

Las hermanas Alabau, que hace años eran tres junto con Concepción que ya falleció, llevaban una vida en la más estricta intimidad, aunque algunos vecinos confesaban que entre ellas discutían. Apenas tenían relación con otros inquilinos. “Nosotros respetábamos su soledad”, aseguraban los residentes. “El año pasado no las vi, pero imagino que saldrían aunque yo no las viera”, explicaban. Hoy una de ellas abandonó definitivamente su hogar. A las 14.40 horas, su cadáver era transportado por dos trabajadores del retén fúnebre.
C. V. M./VALENCIA