Ludopatía: uno se lo acaba apostando todo

Una cortita sobre El vicio de las apuestas (y el bingo, quinielas, lotería…): es imposible meter en la cabeza de la gente que esas máquinas nunca pierden, es más, son un gran negocio aunque explota las debilidades humanas (el debate está en que sea o no inmoral…)
Continúa…

CAMPANAZO REAL.

Tal era la afición al de de , que cuando se quedaba sin blanca apostaba del .
En una ocasión se jugó las campanas de la catedral londinense de Pablo y las perdió.