No disfruto lo que tengo (lo guardo)

El
Un hombre muy avaro determinó vender cuanto poseía, convertirlo todo
en oro, y enterrarlo en un sitio oculto. Iba diariamente el tal avaro
a visitar su tesoro, pero habiéndolo observado un vecino suyo, lo
desenterró y se lo llevó. El desconsuelo del avariento no tuvo igual
al ver que le habían robado, y comenzó a llorar y a arrancarse los
cabellos.
sigue en Leer más…

Enterado otro hombre de la causa de su dolor, le dijo: "¿De qué te
servía un tesoro oculto? Coloca una piedra en su lugar, figúrate que
es oro, y te servirá tanto como el tesoro verdadero del que nunca
usabas" ().