Nunca se va un cura sólo al cielo (o al infierno)

Era pastor de un pueblo del oeste americano el reverendo Jones, que por su mal carácter no era muy apreciado por sus feligreses. Un mal día enfermó, y, como en una pequeña localidad el pastor es siempre un personaje importante, se fijó en la puerta de la iglesia un aparte que decía:
“Nueve noche. El pastor está .”
Una hora después:
“Diez noche. El pastor Jones ha entrado en la agonía.”
Continúa en leer más…
Dos horas después:
“Doce noche. El pastor Jones ha subido al cielo.”
Cuál no sería la sorpresa de todos cuando a la mañana siguiente leyeron un parte redactado, sin , por un bromista, concebido en estos términos:
“Cielo -siete de la mañana-, reina consternación general. El pastor Jones no ha llegado.”