La amistad en nuestra cultura

Cómo nos resume la sabiduría popular los consejos para fomentar y conservar amistades:

A buen amigo buen abrigo.
A casa de mi novia llevé un amigo: él se quedó adentro y yo despedido.
A casa del amigo rico, irás siendo requerido, y a casa del necesitado, iras sin ser llamado.
A gracias de niño y canto de pájaros, no convides a tu amigo.
A quien tiene buen vino nunca le faltan amigos
A su amigo, el gato le deja siempre señalado.
Al amigo que en apuro está, no mañana, sino ¡ya!
Al amigo reconciliado, con un ojo abierto y el otro cerrado.
Al amigo y al caballo, no apretarlo.
Al amigo y al caballo, no hay que cansarlos.
Al amigo, con su vicio. Se le debe querer y atender.


Continúa…

Al marido, amarle como amigo, y tenerle como enemigo.
Amigo beneficiado, enemigo declarado.
Amigo bueno, sólo Dios del cielo.
Amigo de todo y de ninguno, todo es uno.
Amigo de uno, y enemigo de ninguno.
Amigo del buen tiempo mudase con el viento.
Amigo en la adversidad es un amigo de verdad
Amigo leal y franco, mirlo blanco.
Amigo que no da, y navaja que no corta, si se pierden poco importa.
Amigo reconciliado, enemigo doblado.
Amigo si te echas novia, échatela entre semana, porque en llegando al domingo, la más cochina se lava
Amigo sin dinero eso quiero que dinero sin amigo, a veces no vale un higo.
Amigo traidorcillo, mas hiere que un cuchillo.
Amigo viejo, tocino y vino viejo.
Amigo y de fiel empeño es el perro con su dueño.
Amigos y libros: pocos y buenos.
Años de higos, años de amigos.
Aquellos son ricos, que tienen amigos.
Ballesta de amigo, recia de armar y floja de tiro.
Bebido con buenos amigos, sabe bien cualquier vino.
Buen amigo es el gato cuando no araña.
Con ciertos amigos, no se necesitan enemigos.
Condición de buen amigo, condición de buen vino.
Cuando te vayas a casar, manda a los amigos a otro lugar.
Cuida bien a tu amigo y no menosprecies a tu enemigo
Dijo el jamón al vino: aquí te espero, buen amigo.
Dios me guarde de mis amigos, que de mis enemigos ya me cuido yo.
El amigo, lo escojo yo, el pariente, no.
El cierto amigo, en la cosa incierta se conoce.
El hombre rico tiene aduladores, no amigos.
El pan comido, hace al que lo da amigo
El perro, mi amigo la mujer mi enemigo el hijo, mi señor.
El que de amigos carece es porque no los merece.
El que de amigos carece es que no los merece.
El que no tiene amigos, tema a los enemigos.
El que presta a un amigo, pierde el dinero y pierde el amigo.
Emprestaste,… perdiste al amigo.
En casa chica y en largo camino se conoce al buen amigo.
En casa de tu enemigo, la mujer ten por amigo.
En chica casa y en largo camino se conoce al buen amigo.
En el peligro se conoce al amigo.
En largos caminos, se conocen los amigos.
En las horas de trabajo, los amigos al carajo.
Entre amigos honrados, cumplimentos dispensados.
Entre amigos no hay cumplidos.
Entre dos amigos, un notario y dos testigos.
Es amigo mío aquel que me socorre, no el que me compadece.
Es amigo, o enemigo, o mal criado, quien sube sin llamar desde abajo.
Fíngete en gran peligro y sabrás si tienes amigos.
Guiso recalentado y amigo reconciliado, dales de lado.
Huevo de una hora pan de un día vino de un año mujer de quince amigo, de treinta, y echarás bien la cuenta.
Lengua de mal amigo, más afilada que un cuchillo.
Los amigos se conocen en las ocasiones.
Los falsos amigos y las deudas, siempre llegan sonriendo.
Mal haya el amigo que lo fue del padre y no lo es del hijo.
Más vale enemigo cuerdo que amigo loco.
Ni amigo burgalés, ni cuchillo cordobés.
Por un mal chiste, un buen amigo perdiste.
Quién encuentra a un amigo, encuentra a un tesoro.
Quien fía su mujer a un amigo, en la frente le saldrá el castigo.
Quién no gusta del vino, de la sangre de Cristo no es amigo.
Reniego del amigo que como lo mío conmigo y lo suyo consigo.
Reniego del amigo que cubre con las alas y muerde con el pico.
Si hay trato, amigos pueden pueden ser el perro y el gato.
Si hay trato, amigos pueden ser el perro y el gato.
Un amigo es como la sangre, que acude a la herida sin que la llamen
Vida sin amigo, muerte sin testigo
Zapatero amigo, las suelas quemadas y el hilo podrido.
Zapato de amigo, la suela quebrada y el hilo podrido.

Anécdota de Anecdonet.com