El amor no espera

EL AMOR NO ESPERA

El viejo estaba enfermo y cansado. De sus cuatro hijos, no recibía ni la menor atención y para completar finalmente su tragedia, la pobreza en que vivía era extrema. A duras penas lograba sobrevivir; en su pequeñísima granja deambulaban unas cuantas gallinas que existían casi de milagro y no dejaban al menos de poner un par de huevos diariamente. El resto de la dieta eran unas cuantas frutas silvestres que cada día le costaba un penoso esfuerzo más al pobre hombre recolectar y para refrescar su seca garganta, al menos el riachuelo le entregaba su cristalina agua.        

Continúa con una anécdota de la vida misma…

Buscando entre sus escasas posesiones encontró dos monedas y se le ocurrió una genial idea. En el pueblo, las intercambió con un mercader de artículos antiguos quien le dio un viejo baúl. Como pudo, lo trasladó a casa y lo dejó a la vista en el centro de su humilde choza.


Por casualidad uno de sus hijos lo visitó e intrigado le preguntó:


¿Qué guardas ahí?


Un secreto -le contestó- que solamente conocerán tú y tus hermanos el día que muera, pues ahí está toda mi herencia.


Al día siguiente lo enterró debajo de su lecho. Cuál fue su sorpresa que a partir de entonces, un hijo al menos lo visitaba durante el día.


Le llevaban leche y miel y entre los cuatro le mantenían su choza bastante limpia.


Un día de invierno el viejo amaneció muerto; de inmediato los hijos se dieron cita, no tanto para velarlo, por supuesto, sino para conocer a cuánto ascendía su herencia. y cuál fue su sorpresa que una vez desenterrado y abierto el cofre, lo único que encontraron fue un trozo de papel que decía de su puño y letra:


Hijos míos, el auténtico amor no espera, se entrega generosamente sin esperar recompensas.


Mi única herencia es que aprendan a amar; hubiera deseado dejarles más, pero mi único legado es darles las gracias por lo que me dieron en vida.


Los cuatro hermanos al fin comprendieron que un buen padre puede dar la vida por sus hijos pero algunos hijos no le pueden entregar nada en vida a sus padres.


En profunda reflexión y con lágrimas en los ojos, le dieron finalmente una digna sepultura y uno de ellos, cuando arrojó el último puñado de tierra, le despidió diciendo: «Te prometo amar sin esperar, Amén».

Miguel Ángel Cornejo



Fuente: Enciclopedia de la Excelencia


Líderes del Tercer Milenio


Tomo IX, pag. 3519


El amor se conoce en el corazón, se prueba en el noviazgo y fracasa o triunfa en la cama.

Denuncia a su prometido después de plantarlo en el altar


Una mujer que acaparó los titulares de la prensa de EEUU el año pasado al desaparecer antes de contraer matrimonio ha demandado a su ex novio para exigirle que comparta con ella los derechos de la historia. Jennifer Wilbanks desapareció de su hogar en Duluth (Georgia) en abril de 2005, días antes de su prevista boda con John Mason. Tras una intensa búsqueda policial, Wilbanks reapareció en Albuquerque (Nuevo México) y dijo que había sido secuestrada y atacada sexualmente.



Sin embargo, después retiró la denuncia y admitió que, en realidad, había desaparecido porque no estaba muy segura de que deseaba casarse. El episodio de “la novia fugitiva” fue difundido por los diarios y los medios electrónicos después de que la pareja, haciendo a un lado sus desavenencias, les vendiera la historia en medio millón de dólares.



Pero en una denuncia presentada este miércoles ante un tribunal de Gwinnett, en Georgia, Wilbanks afirmó que Mason nunca le entregó la parte que le correspondía. La “novia fugitiva” acusa a Mason de “conducta maliciosa” y le exige 250.000 dólares por su parte de la historia y una suma similar como compensación por “su mala fe”.


Extraído de aquí.


Advertisements

Anécdota de Anecdonet.com