El soberbio nunca aprende

Es parte de la condición humana el valorar más lo que no tenemos. Excepto si somos orgullosos, que no valoramos nada; por eso, no aprende el soberbio.

Lee el poema de Boscán (1542) a continuación…

Boscán +1542
El ciego desea ver
desea oir el que es sordo
el flaco desea ser gordo
y el que es gordo enflaquecer.
Sólo el necio veo ser
en quien remedio no cabe,
porque pensando que sabe
nunca cura de aprender.