Paternidad Responsable

Paternidad responsable

Era tu padre. Estaba igual, más joven incluso que antes de su , y te miraba sonriente, parado al otro lado de la calle, con ese gesto que solías poner cuando eras niño y te iba a recoger a la salida del colegio cada tarde. Lógicamente, te quedaste perplejo, incapaz de entender qué sucedía, y no reparaste ni en que el disco se ponía rojo de repente ni en que derrapaba en la curva un autobús y se iba contra ti incontrolado. Fue tremendo. Ya en el , inmóvil y medio atragantado de sangre, volviste de nuevo tus ojos hacia él y comprendiste. Era, siempre lo había sido, un buen padre, y te alegró ver que había venido una vez más a recogerte.

Sigue…

Carlos Alfaro (ingeniero y director de ), Granos de Mostaza, , EIUNSA, p. 135.