La pastilla de Fausto (11M)

Menos mal que en el IFEMA había sicólogos (?)

La sicología es como un sedante; disminuye el dolor temporalmente, y nada más…

He aquí una de la verdadera pastilla del 11M

VER, OÍR Y CONTARLO

Un excepcional programa de La tarde con , en la COPE

Más fuerte que la

El programa La Tarde con Cristina, de la cadena COPE, del pasado lunes 12 de marzo, se desmarcó tanto de la lucha ideológica como del oportunismo, en una fecha, el 11-M, tan susceptible de ser esgrimida como un arma arrojadiza. Tampoco pasó de puntillas por la realidad de los hechos, sino que apostó decididamente por las personas. Cristina López Schlichting entrevistó a don Marín y a doña Nieves Gómez de las Heras, padre y , respectivamente, de Vicente y Alberto, que fallecieron en el atentado del 11-M. Fausto contó cómo vivió ese día: “A nosotros lo que nos mantuvo fue la que tenemos. Nosotros somos muy creyentes, y gracias a tenemos fe y esperanza. En el IFEMA, un psicólogo me dio un tranquilizante; le dije que estaba muy agradecido, pero que me lo guardaba, que yo tenía la fe y sé que ha permitido esto, porque somos muy malos y no sabemos rezar. Le dije que me había tomado la mejor pastilla, que es el Cuerpo de Cristo. Posteriormente, he hablado con ese médico, y me ha llegado a decir. Usted me ha hecho cambiar. Yo era creyente, pero no tan creyente. Desde el momento del atentado, sé que la de les perdonó, tuviesen lo que tuviesen, y que están en el cielo. Sé que Vicente está en el cielo, lo siento así, lo palpamos».

La mejor pastílla

Nieves contó que, recientemente, hizo un curso sobre afectividad, y al hilo de lo que allí escuchó escribió una carta a su . Entre otras cosas, decía: “Querido Alberto, nuestro amor está por encima de la muerte, porque así lo he experimentado. Desde el mismo momento en que fui consciente de que no podría abrazarte más, mi corazón sintió la necesidad de decirle al : Quereos mucho, quereos mucho, estáis a tiempo, no lo malgastéis. La vida es un regalo. Ahora nuestro amor ha superado la barrera de lo físico, y vuela y siente su eternidad. Te amo, tu esposa (próximamente publicaremos el contenido completo de esta carta).

Sobre el acto de conmemoración del 11-M, Fausto comentó que lo había visto “un poco frío”. Yo me quedé muy triste al escuchar, al final del acto, gritos a favor de una , y gritos a favor de otra; les dije a mis hijos que me marchaba, que no estaba para eso. Ese acto no fue lo que todos esperábamos, y podía haber sido un acto brillante. Cuando comenzó el juicio, acordé con mi mujer evitar todas las escenas del atentado y del juicio, para que no nos hiciera sufrir más. Ver a unos a favor de unos, y otros a favor de otros, ver una división de nuestra España, en un acto en el que el punto de convergencia eran las víctimas». También Nieves se expresaba de forma parecida: =Me produce mucha tristeza esta división, y que añada más dolor al dolor que ya tenemos. En vez de haber unión y solidaridad, ver que estamos en medio de una guerra. Prefiero mantenerme al margen de todo eso, dejando la y las noticias a un lado, porque si no, no podría seguir».

Al final del programa llamó un oyente que dijo llevar algún tiempo sin tomar esa pastilla de la que hablaba Fausto: «A mí me ha convencido. A partir de ñana voy a tomar esa pastilla todos los días, y posiblemente me quitarán alguna de las que me han recetado. Esto me ha servido para comprobar que Cristo está sobre la tierra».

Luis Vázquez Díaz-Mayordomo