El efecto Flynn

Los niños, idiotizados por la y las maquinitas, son cada vez más

"Déjame pensar", dijo el niño mientras se ponía el dedo en la boca.
"¿Por qué te pones el dedo en los labios?", le preguntó su abuela.
"Porque los pensamientos se hacen en la mente pero salen por la boca", contestó
.

Mi sobrino.

Los propios siempre nos parecen tremendamente especiales… y lo son.
El protagonista es un sobrino al que aún no conozco y la historia es una que añadí hace apenas dos noches al grupo de las que uno carga consigo para contar apenas le den oportunidad -como cualquier otro padre, hermano, tío y, por supuesto, abuelo- convencido de que sus niños son tremendamente especiales.

Y es que, de hecho, lo son. Los niños maravillan por su manera de ver y procesar el .

"A mí me deja aterrado. Cuando veo a la hija de mi yo sé que yo no era tan a esa edad", aseguró un colega -y quizás esté en lo cierto.

Continúa con una del interesante hallazgo…

La hipótesis de que la capacidad intelectual de los humanos es cada vez más desarrollada está respaldada por evidencia científica que emanó del trabajo del profesor emérito de ciencias políticas James R. Flynn, de la Universidad de Otago, Dunedin, Nueva Zelandia.

INTELIGENCIA: TEMAS CLAVE
Muchos insisten en que no hay un sólo tipo de inteligencia, sino por lo menos ocho; entre ellas, la verbal, la espacial y la emocional
Establecer si la inteligencia es determinada biológica o socialmente es causa de una encendida polémica
El representa menos del 2,5% del total del peso del cuerpo pero consume el 20% de energía cuando descansamos
El método más famoso para medir la inteligencia es la prueba de CI, que fue creado a principios del siglo XX en París y es "psicométrico", o sea que mide la habilidad metal
Muchos consideran que las pruebas de CI sólo miden la habilidad para resolver problemas.
Otros dicen que para lo único que sirven es para medir qué tan bueno es un individuo para responder las preguntas de las pruebas de CI

Lo que Flynn descubrió fue que algo extraordinario estaba ocurriendo: cada generación tiene un coeficiente intelectual más alto que la anterior.

El se llama "Efecto Flynn" y desde que se hizo público generó más preguntas que respuestas. Pero también contribuyó a un debate que continúa.

Se trata de la discusión sobre qué aporta más a nuestra capacidad intelectual, o crianza.

Por un tiempo, el análisis que se hacía de los resultados de las pruebas de coeficiente intelectual (CI, o IQ por sus siglas en inglés) parecía indicar que nuestro destino, en ese sentido, estaba predeterminado por los genes.

El problema de que esa teoría domine es que puede llevarnos por el camino de la eugenesia, la idea de que se puede controlar a la especie humana a través de la selección genética.

El hallazgo de Flynn restableció el equilibrio, pues los cambios venían con cada generación y los genes no evolucionan tan rápido.

Brillantes

Pero, ¿realmente somos más inteligentes que nuestros padres y menos que nuestros hijos?; y si lo somos, ¿por qué? Con todo lo que sucedió en el siglo pasado, ¿qué puede explicar el que los niños hoy en día apenas alcanzan a ser del "promedio" habrían sido considerados "brillantes" en el pasado reciente?

Niños en laboratorio.

Los niños son ahora el centro de atención y todo ese estímulo marca el cambio.

Uno de los más obvios candidatos para catalizador era la computadora, y de hecho, algunos estudios muestran que los niños que están familiarizados con esas herramientas tienen más posibilidades de lograr buenos resultados académicos.

Sin embargo, el efecto Flynn también se daba en chiquillos de apenas 18 meses.

y tecnología, entonces, son factores importantes pero no determinantes, como lo son también la nutrición y, quizás en menos medida, el hecho de que nuestra sociedad ha aprendido a trabajar mejor en tiempos limitados.

Rompecabezas

Tratando de aclarar el misterio que intrigaba a investigadores en todo el mundo, algunos , entre ellos el mismo Flynn, empezaron a examinar las diferentes secciones de las pruebas de CI y notaron que los cambios se registraban sólo en algunas de ellas.

Cerebro

¿Somos más inteligentes que nuestros padres y menos que nuestros hijos?

Según lo encontrado, ni nuestra capacidad verbal y matemática ni nuestros conocimientos generales son superiores que los de nuestros antepasados. Incluso parece que en términos de memoria, estamos perdiendo.

Lo que está mejorando con cada generación es la capacidad de resolver problemas abstractos, que algunos llaman pensamiento lateral y otros explican como la posibilidad de lidiar con un problema en el momento en el que se presenta sin seguir un método aprendido.

Para sorpresa de muchos, investigaciones subsecuentes parecen apuntar a que el factor más influyente es el cambio social. Con familias más pequeñas, la reubicación del foco de atención de los a los niños y las diferentes actividades a las que nos dedicamos en el tiempo libre implican que los niños de hoy reciban mucho más estímulo de lo que los rodea desde su nacimiento.

De ahí que todos sean más capaces de lo que somos y fuimos, para lidiar con lo que traiga el siglo XXI…

…especialmente mi sobrina: ¿les conté que cuando apenas tenía dos años un día estaba enferma e inapetente y después de mucho rogarle dijo que se tomaría una sopa, pero cuando se la trajeron y la rechazó y le recordaron que había prometido tomársela ella respondió "¡sí, pero no dije cuándo!

Extraído de aquí.