Qué soledad, después de una satisfacción injusta

Qué tan grande, después de descubrir la profundidad del mal causado. ¡Cómo "pica" la conciencia!…

Sigue con un microrrelato

Sobre las ocho treinta escuchó por primera vez el golpe seco de un cuerpo al caer sobre la roca. A las ocho cincuenta decidió que debía buscar un sitio abrigado para pasar la noche, porque el frío comenzaba a traspasarle los y ya no había nadie que hiciera el por él. A las nueve y diez, por fin, se sintió satisfecho de haber acabado con el hombre que siempre lo había eclipsado.
Sentado en una oquedad entre las rocas, se acurrucó junto al cuerpo muerto. No serían más de las diez, si es que las estrellas no habían salido para engañarlo. A las diez y cuarto luchó para ahuyentar a una manada de lobos sedientos de sangre y, agotado al final del día, pensó que necesitaría ayuda para planear el día siguiente. A las doce en punto comprendió que el tiempo pasaba muy lento cuando se vivía en soledad.

SANTOS GARRIGA
DE LA RELATIVIDAD
Extraído de AQUÍ.