Cuatro reglas elementales de cortesía

"Las reglas elementales de la cortesía son muy simples: alabar lo bueno de los otros, suprimir los reproches, dar importancia a los demás y prestarles atención".
Keyserling

Continúa…

Fíjate  cómo mejorar en cortesía:

En sociedad, nunca un cierto grado de "tontería" ayuda a cierto tipo de brillantez.

En los momentos más tristes, la mejor cortesía es el silencio … salvo magníficas  excepciones.

Una de las leyes fundamentales de la cortesía es la resistencia al primer impulso.

Un gran señor siempre sabe dar con infinita cortesía, sin humillar a aquellos a quienes favorece.

La cortesía del cumplido, es en algunos casos, el preciado de la mentira piadosa.

A la inmensa cortesía de servir, hay que añadir la cortesía de ser justo.

El cumplido es una forma de elogio usada en honor de la cordialidad de dos personas.

En cortesía se trata de mentir siempre en lo feo para embellecerlo.

Una regla básica de cortesía es beber como si no se tuviera sed y comer como si no se tuviera .

En cualquier conversación no vale la pena preferir nuestros temas propios y quedar en deuda de cortesía con los de los otros.

Hay hombres que aman más su reputación que sus ideas. La cortesía exige que dejemos a salvo, en cada momento, aquello que más ama.

Hablar de uno mismo, solo deja de ser un error y una descortesía cuando se habla delante de un juez.

Contigo no hago cumplidos le dijo un amigo a otro. Es un error pensar que la grosería es una demostración de amistad.

En el jamás es admitida la cortesía de la trampa, por que sólo produce un beneficio de honor: el engaño.

La cortesía en casa, consiste en crear un ambiente agradable y de amor entorno a todos los que nos rodean.

haz click aquí… para saber de dónde hemos extraído este artículo