Reírnos de nuestra imagen…

Aceptarnos como somos: la humidad del mal retrato. Por otra parte observamos en la sociedad moderna la pasión griega de cuidar el cuerpo casi sin límites…

HUMILDAD.- EL CURA DE ARS  Y SU RETRATO

La primera vez que  el Cura de Ars, vio su retrato puesto a  la venta, dijo a  la vendedora en  tono  áspero, muy contrario a  su carácter:
‑ ¿Por qué vendéis esto?
La pobre mujer, que conocía los buenos sentimientos del sacerdote, con­testó:
‑ Si queréis, señor cura, que nos arruinemos,  no tenéis más que prohibirnos la venta de vuestro retrato, pues todo el lo quiere; es de lo único que sacamos algún beneficio.
‑ Después de todo, se dijo el Cura, ya que pintan  al , ¿por qué no han de pintar mi retrato?

Continúa esta que enseña a no tomarnos demasiado en serio

Al día siguiente, al pasar por  el mismo lugar, preguntó:
‑ ¿Cuánto vale esto ? mientras señala su retrato.
– Cinco, diez o quince céntimos, según sea el tamaño,
i Oh, pobre Cura de Ars ! ‑ exclamó ‑. En qué poca estima le tienen. Lo venden por cinco céntimos….. Y se reía de sí mismo…..