Valentía para afrontar el espejo

Cuándo me (retirarse es cambiar de ocupación…)

Qué pena dan aquellos "requemados" que quedan en su trabajo, a medio rendimiento, por la sencilla de que no pueden hacer otra cosa. 
Es cierto que hay que ser maestros en una cosa (por lo menos) y aprendices de muchas.

Pero hay que buscarse otro asidero, antes de que sea demasiado tarde, algo que uno pueda hacer y en lo que sea excepcional o, simplemente, bueno. 
Algo que nos llene y que nos dé alas. Para eso es muy bueno conocer nuestros errores 
y aciertos; nuestras debilidades y fortalezas (hay que aprender a hacer nuestro propio DAFO). Tratar de ser polivalentes y de no acoger manías. 

No se trata de huir hacia adelante: de cambiar por evitar la monotonía. Es que a veces hay que tocar retirada. Por ejemplo: hay un momento para  jugar a , otro para dejarlo definitivamente. No seas como el abuelete que a los setenta y cinco todavía guardaba los crampones en el armario, por si le volvía la fuerza.

Más vale retirarse a tiempo que agarrarse a un futuro incierto. Continúa leyendo este consejo del millón

El retiro

Fueron muy pocos los que en realidad dejaron el fútbol (Maradona, Pelé y unos pocos más), al resto fue el fútbol el que los dejó a ellos.

Extraído de aquí…