Demasiado tiempo perdido leyendo correo

Los ejecutivos europeos dedican tres años y medio de su vida laboral a leer emails sin relevancia

Demasiado tiempo usado para enviar correo basura a reciclaje o simplemente leyendo e-mails irrelevantes: es necesario discriminar, y además rápidamente.

Sigue un argumento para aprovechar el tiempo gracias a un discriminador

Los ejecutivos europeos dedican tres años y medio de su vida laboral a leer emails sin relevancia

Londres.- Los ejecutivos europeos emplean al menos dos horas diarias en la por correo electrónico, lo cual equivale, de manera acumulada, a diez años de su vida, según un estudio independiente encargado por Plantronics sobre las comunicaciones en el lugar de trabajo.

Según la encuesta llevada a cabo por el Henley College, en la que participaron más de 180 altos cargos , tres años y medio de los que se dedican al correo electrónico durante la vida laboral suponen una absoluta pérdida de tiempo, puesto que se considera que el 32 % de los mensajes leídos y enviados carecen de relevancia.

El estudio también revela un espectacular aumento del tráfico de correo electrónico, hasta el punto que cada mensaje que se envía genera entre cuatro y seis más que acaban en la bandeja de entrada.

Los ejecutivos están cuestionando el uso generalizado del correo electrónico como sustituto de las conversaciones personales o telefónicas, especialmente para gestiones internas, ya que se considera que este medio de comunicación dilata la toma de decisiones.

El estudio revela que el correo electrónico, usado eficazmente, puede ayudar a mejorar los procesos y el intercambio de información, así como la toma de decisiones. Sin embargo, si no se inteligentemente, puede crear un entorno despersonalizado, reducir la capacidad de acción de las personas y hacer que las personas tiendan a proteger sus posiciones.

Por contra, el estudio concluye que el teléfono reduce el tráfico de correos electrónicos y a menudo ayuda a aclarar cuestiones y a agilizar el proceso de toma de decisiones.

La posibilidad de trabajar a cualquier hora y desde cualquier lugar propiciada por las modernas tecnologías de la información y la comunicación ofrece, entre otras ventajas, una reducción de los gastos de infraestructura y la flexibilización de la jornada laboral.

Sin embargo, el aumento de las exigencias de consumidores y clientes, que ahora esperan que se les atienda fuera de los horarios comerciales, está repercutiendo en la vida de los trabajadores introduciéndose en el ámbito privado y creando todavía más correos electrónicos, ya que más de un tercio de los ejecutivos lleva encima una PDA.

Según Peter Thomson, director del Foro sobre el Trabajo en el Futuro, The Future Work Forum, organizado por el Henley Management College, «este estudio prueba que se ha perdido el control sobre el uso del correo electrónico y ello provoca a menudo desconcierto y apatía».

Fuente: 20 minutos/Agencias