Tu guitarra suena mejor (Fiarse de Dios)

y guitarras

Imagina que un día vas andando por la calle y te encuentras a un cualquiera tocando la guitarra. Enseguida te das cuenta de que la guitarra que toca es muy mala, que está mal construida: se desafina constantemente porque las clavijas no van bien, y es fea. Al pasar por su lado, oyes que murmura:
– Asco de guitarra… cagüen la fábrica de guitarras…
-¿Dónde compraste esa chapuza?- preguntas, más que nada para saber adónde no ir si quieres comprar una guitarra.
-No, si yo no se la he comprado a ninguna firma… la he construido yo mismo. En las fábricas te toca aceptar lo que te den, pero a mí me gusta hacerme las guitarras a mi manera…

Está claro que este hombre anda sin rumbo. No sabe construir instrumentos, pero aún así prefiere hacerse una chapuza propia que aceptar algo bien hecho cuya única pega es que no es propio. Bien, es libre de hacerlo. ¿Pero por qué le echa la culpa de su ineptitud a la fábrica de guitarras?

Continúa la con una breve explicación del símil

Esta historia la entendemos si cambiamos el concepto "fábrica de guitarras" por "" y el concepto "guitarra" por el de "vida", la vida propia, el diseño de nuestro camino. Cuánta gente, en una mala comprensión de su libertad, prefiere hacer lo que quiere que la voluntad de Dios, su auténtico bien. Se destrozan la vida a base de malas decisiones, ¡y luego le echan la culpa a Dios de su tribulación! Y me dan ganas de gritarles que Dios no quería eso, que ese sufrimiento les viene de su egoísmo, que la vida que Dios pensó para ellos es como una guitarra ya diseñada, que sólo hay que ir a la tienda y llevársela, porque además ¡es ! Y llena el , y hace feliz. Está mejor diseñada, está personalizada para cada individuo y suena mejor.

Sobre todo, conviene no olvidar eso último: SUENA MEJOR.

Extraído de aquí…
Gracias Lucas