Chistes para contar a los amigos

Las operaciones son siempre temibles: palabras mayores.
LAS COSAS QUE UNO NO QUISIERA OIR EN UNA OPERACION
– Mejor guarda eso, lo vamos a necesitar para la autopsia.
– Acepta este sacrificio… ¡¡oh señor de la oscuridad !!
– Persigan a ese perro y ¡¡traigan lo que se llevó !!
– Oigan, Si este es el higado… ¿eso que es?
– Enfermera… páseme esa…eh, ¿como se llama ese aparato?
– ¡Ay, se me fue la mano!… ¿saben si alguien ha  sobrevivido a 500ml de esto antes?
– ¡Uf de nuevo un apagon!
– … ¡¡ustedes saben que pagan muy bien por los riñones, total este para que quiere dos!!
– ¡¡Todo el mundo quieto!! ¡He Perdido mis lentes de contacto!
– Oye, ¿quién puso esto aqui?
– ¿Pueden parar a esa cosa de latir?, ¡me hace perder la concentración!
– Uf, ¡detesto cuando se me cae algo aquí adentro!
– Cómo, ¿este paciente no era el del cambio de sexo?
– Enfermera, este paciente ¿firmo la tarjeta de donación de órganos?
– No te preocupes, creo que sí esta bien afilado.
– FUEGO! FUEGO!! Todo el mundo afuera!!
– Ay, ay, ay… la página 47 del manual ¡¡no está!!

Ofrecemos ahora varios chistes para contar a los amigos y que sigan siendo amigos…

Al final todos al hoyo (cuidarse mucho…)
Esto era una rana que quería ser la mejor rana del mundo, así que se pasaba el dia haciendo ejercicio y se cuidaba mucho y tal, y no tenía ni una gota de grasa. Pero a pesar de todo, un dia la cazaron, y el tipo que se la comió dijo:
– Oye, que ancas de rana tan buenas, parece pollo.

Fuerza de voluntad (“vruticos” como ellos solos)
Un vasco va en su motocicleta cuando ve un camión atascado en el barro, y se acerca a echar una mano.
– Hola, buen hombre, ¿le puedo ayudar a sacar el camión?
– Pues sí, la verdad es que le agradecería que fuese hasta el pueblo de al lado para llamar una grúa.
– No, hombre, ¿para que vamos a llamar a una grúa ? Yo le puedo sacar el camión con mi motocicleta, y va a ser más rápido y más barato.
– ¿Con la motocicleta ? Me temo que eso no es posible.
– Que sí, que sí, venga, ¿tiene cadenas ?
Total, que enganchan las cadenas a la motocicleta y el vasco consigue sacar el camión del barro.
– ¡Es increíble ! Cuando se lo cuente a mis amigos, no se van a creer que ha sido posible desatascar un camión tan grande remolcándolo con una motocicleta.
– Bueno, pues si no se lo creen, no les diga que tenía  la motocicleta estropeada y que lo he sacado pedaleando.

La importancia de los estudios
– Y tú, ¿estudias o trabajas ?
–  ¿Eeeeh? (pronunciese de una forma tan inarticulada e inhumana como sea posible, a ser posible poniendo cara de estupefacto)
– Que ¿en qué trabajas?

Pequeña diferencia (e importante)…

– ¿Sabes en que se diferencia el papel higiénico, de la cortina del baño?
– ¡No!
– Entonces…..¡Fuiste tú!

Clásico de borrachos
Dos borrachos en un bar, uno le dice al otro….
– ¡Para ya de beber! ¡Que te estás poniendo borroso!

Miedo a las operaciones

Dos amigos que se encuentran y uno le dice al otro.
– ¿Sabes que se ha muerto Antonio ?
– No me digas. Y ¿de que?
– De cataratas.
– ¿Le operaron?
– No. Le empujaron.

La importancia del estudio perseverante y del sacrificio

Un faisán dialogaba con una vaca y le dice:
– ¡Cómo me gustaría poder llegar hasta la copa de aquel árbol!…
– Mira, puedes probar comerte un poco de mis excrementos, que estan cargados de proteínas.
El faisán picoteá en una pila de detritus que había cerca y pudo volar hasta la primera rama.

Al otro dia, picoteo más en otras ñordas y pudo llegar a la segunda y así hasta que un día pudo volar hasta lo más alto. Allí se posó de lo más orondo, pero un campesino que había cerca lo vio, entró a la casa, sacó su escopeta y ¡¡¡BANG!!!, lo derribó de un disparo.

Moraleja: Una mierda te puede colocar en la cima, pero no te mantendra allí…

La presión ecologista
Había un tipo que estaba parado junto a un corral de cochinos (cerdos o chanchos) y llega otro individuo y le dice, bonitos los cochinos ¿no?, si, le contesta; ¿son suyos? le dice, si, le contesta, y ¿qué le da de comer?, bueno las sobras de basura de lo que hay, y el tipo saca un carnet, y le dice: soy de la sociedad Protectora de Animales como le va a dar eso a los chanchos, puede enfermar a alguien, $5000.00 de multa.
Pasan 2 semanas y lo mismo, el dueño estaba junto al corral y llega un tipo y le pregunta
bonitos los cochinos ¿no?, si, le contesta, ¿son suyos? le dice, es correcto le contesta, y
¿que les da de comer?, bueno le dice caviar, chuletas, salmón, lomito, etc. Saca un carnet
y le dice soy funcionario de la Unicef, habiendo tantos niños con hambre como les va a dar eso a unos chanchos, $10.000 de multa.
Pasan 2 semanas y lo mismo: bonitos los cochinos ¿no?, sí, le contesta, ¿son suyos? le
dice, claro, le contesta, ¿y que les da de comer?, el tipo responde: mira loco, le doy
20 euros a cada uno y que se la arreglen ellos.

Advertisements

Anécdota de Anecdonet.com