Cuaresma y Viernes Santo: Ayuno y abstinencia

Los sacrificios de cuaresma

Mantener el cuerpo a raya, ese enemigo del que no nos podemos separar o ese hermano al que no podemos ver (en palabras escuchadas a ). II perdía varios kilos durante la Cuaresma y . Siempre hemos encontrado personas que dejan de tomar alcohol, o fumar, o ver la … son los sacrificios de cuaresma.

Ofrecemos a continuación un cuento sencillo con fondo de Cuaresma  escrito por y que hace pensar…

Arrondo, Jefe de negociado en un ministerio, había anunciado con tiempo que aquella Cuaresma pensaba dejar de fumar en plan penitente, Aquellos pitillos cuaresmales renunciados aparecían a sus ojos como una buena inversión a largo plazo.
Durante la noche del martes al miércoles de Ceniza, ya no podía parar, acostumbrado como estaba a meterse en la cama con un pitillo en la boca. No paraba. Su mujer insinuaba.
Es la primera noche, Julián.
El se indignó ante la creencia de que su renuncia fuese heroicidad de unas horas. Anunció que toda la Cuaresma sería igual:
¡No dormiré!
"No dormiremos", coreó ella dulcemente.
Ahorramos relatar cómo se fue agriando progresivamente el de Julián Arrondo y la paciencia de su buena .
Pero, mire usted por dónde, que al final vino a morir el penitente, porque andaba con la tensión bastante alta y las venas endurecidas. Horas después San Pedro le concedía un lugar modesto en el cielo, muy cerquita de la puerta. Pero Arrondo no estaba satisfecho. Pensaba que tenía derecho a algo más.
– «No entiendo. Pasé toda la Cuaresma sin fumar».
Curioso, porque el no había encontrado nada por el estilo en el donde se apuntan nuestros méritos. Volvió a abrir el de la gran contabilidad, donde a dos columnas estaban anotados los nombres de los acreedores y los méritos contraídos. Recorrió con su dedo magistral las columnas de la A. De pronto, Arrondo vio su nombre. Pero el le hizo observar que decía:
«Arrondo ( Señora de… ). Y al lado, en la columna de méritos de ella: " Una Cuaresma sin fumar su ».

SOBRE EL AYUNO Y :
CADA CONFERENCIA EPISCOPAL DE CADA CIRCUNSCRIPCIÓN ECLESIÁSTICA DICTA LAS NORMAS.
AQUÍ REFERIMOS SÓLO UNAS NORMAS GENERALES:
Originalmente, ayunar se refiere a no comer alimentos sólidos, ordinariamente se prescribe el ayuno para un día completo y la abstinencia se refiere a dejar de comer cualquier tipo de carnes.

El Miércoles de Ceniza y el , son días de ayuno y abstinencia.
Todos los viernes de Cuaresma son días de abstinencia de carne.
_________________________________________________________________
(EN ALGUNOS CASOS, como el de MÉXICO, el Mexicano ha dispuesto que: "se puede suplir la abstinencia de carne, excepto la del Miércoles de Ceniza y Viernes Santo, por:
a) la abstinencia de aquellos alimentos que para cada uno significa especial agrado, sea por la materia o por el modo de preparación;
b) o por una especial obra de caridad;
c) o por una especial obra de piedad;
d) o por otro significativo voluntario")
__________________________________________________________________
Sujeto de la del ayuno y la abstinencia:
– Abstinencia de carne: todos los que han cumplido 14 años. La ancianidad, por sí sola, no exime de esta ley de abstinencia.
– Ayuno: todos los que han cumplido 18 años, hasta el comienzo de los sesenta.
_______________________________________________________________________

Lo más importante al hacer este tipo de prácticas es darle su sentido verdadero: por una parte someter la voluntad para fortalecerla con virtudes como la templanza, la sobriedad y la humildad y por otra, favorecer el ejercicio de la caridad, pues todos los sacrificios que se hacen deben apuntar a hacer un bien o un servicio al prójimo y a toda la Iglesia. Hacer sacrificios y penitencia por costumbre o porque todos lo hacen, no tiene sentido y no favorecen el crecimiento del hombre, que en conclusión es lo que se pretende.