Más chistes con intención (y ojalá que mejores)

La pereza,


Era un hombre tan vago, que cuando se murió sus
pusieron la siguiente inscripción en su tumba: "Aquí continúa
descansando…"

Importancia de estudiar Gramática

¡Mamá, mamá, en el colegio me estaban pegando una paliza!
¿Y te has vengado, ?
¡Hombre! ¡Si no me vengo, me matan!

Lo malo y lo peor


¿Qué es peor que encontrar un gusano al morder una ?
Encontrar medio gusano.

Cosas que tiene que hacer uno solo

¿Me da una habitación con baño?
Le damos la habitación, pero el baño se lo tiene que dar usted.

Elecciones de


Si tu padre es un hombre pobre, ese es tu destino pero si
tu suegro es un hombre pobre, eso es tu estupidez.

Hay meteduras de pata que sólo dan para una vez


Le pregunta un turista al oficial:
¿Se caen muy a menudo la gente por este precipicio?
No, con solo una vez basta.

Continúa esta con más chistes con intención y, presumiblemente, mejores…

¿Quién se cree esta tontería de la reencarnación?

Un hombre va al cielo y le preguntan:
¿Nombre y apellidos?
Manolo Gutiérrez.
Vaya por , no me aparece en pantalla.
Pero, ¿Y eso?, si yo he sido muy bueno, muy bueno.
Pues no sé, va a tener usted que pasar por el .
Pero, hombre, si yo…
Nada, nada, ya le digo que su nombre no aparece en la pantalla, y por favor no
nos interrumpa que tenemos mucho lío.
Llega al infierno:
¿Nombre y apellidos?
Manolo Gutiérrez.
Uhm, no aparece en pantalla, va tener usted que pasar por el .
Pero oiga, ¿Qué dice?
Sí, sí y además no me entretenga, ¿No ve que estoy ocupado?
Llega al purgatorio.
¿Nombre y apellidos?
Manolo Gutiérrez.
No, no parece en pantalla, tiene usted que reencarnarse. Puede elegir entre un
rinoceronte del Congo o una gallina andaluza.
Pero…
Ni pero ni leches, a reencarnarse ya mismo.
De repente Manolo que aparece en una granja (convertido en gallina) entre otras
dos gallinas.
Esto, ¿También reencarnación?
Sí, ¿Y aquí, qué hay que hacer?
Pues poner huevos.
¿Y eso?
Sino te pasan a la sala de despiece.
¿Y cómo ponen huevos?, yo no he puesto huevos en mi vida.
Apretando.
¿Apretando?
Sí, sí, sí, aprieta.
Gghrmhnrrrmeegrnmnmgreggmmh…
¡Manolo! ¡Manolo! ¡Despierta que te estas cagando

Cuidar las compañías

Una señora va a la iglesia a confesarse y aprovecha de
hablar con el cura y le dice:
Padre tengo dos loritas que lo único que dicen es:
¡Somos prostitutas y queremos gozar! Me da una vergüenza cuando van visitas a
mi casa y las loras lo único que dicen son esas palabrotas.
El padre le dice:
No se preocupe, tráigame a las dos loras que yo tengo dos loritos los cuales
están muy bien educados, rezan y leen la , lo más probable es que los
loros les enseñen cosas buenas.
La señora le dice:
Muy buena idea.
Al otro día llega la señora con las loritas y el cura le dice:
Démelas.
Las metió en la jaula con los loros que estaban rezando y las loras diciendo,
somos prostitutas y queremos gozar, en eso se levanta uno de los loros y le
dice al hermano:
¡Deja esa Biblia y el que nuestros rezos dieron resultados!

Dios no es corpóreo: la semejanza es espiritual


Estaba un jorobado en la iglesia y escuchó al padre que dijo
que todos lo hijos de Dios estaban hechos a su semejanza, y el jorobado se
levantó y dijo:
¡Y yo qué soy! ¿Un experimento?

La buena acción

Un tipo llega a las puertas del cielo, donde lo recibe
Pedro quien, tras consultar un registro que tiene delante, le dice:
Veamos, no has hecho nada especialmente malo en la vida, pero la verdad es que
tampoco has hecho nada especialmente bueno. Me temo que una cosa viene a
compensar la otra. No se puede decir que hayas hecho nada extraordinario, o sea
que no te puedo dejar pasar.
Pero, ¿Y lo de los motoristas?
Explícate.
Iba conduciendo por una carretera, de noche, cuando vi a un grupo de motoristas
dando una paliza a un pobre tipo junto a la carretera. Salí del coche, me
acerqué al jefe del grupo y le di en toda la cara.
¡Caramba!
Y entonces les dije a todos que soltaran al tipo o se las iban a tener que ver
conmigo, así que lo soltaron.
Vaya, es estupendo, ¿Y cuándo ocurrió eso?
¡Pues, hace un par de minutos!

Los de Dios (jugando a ser “listillos con Dios”)

Era un pordiosero que entró a una iglesia y le pregunta a
Dios:
Oh Dios, en tu infinita , ¿cuánto es para ti mil años?
Dios le contesta:
Para mí mil años es un día.
El pordiosero vuelve a interrogar a Dios:
Oh Dios, ¿y cuánto es para ti un millón de euros?
Dios le dice:
Para mí un millón de euros es un céntimo.
Y el pordiosero le dice:
Entonces, regálame un céntimo.
Y Dios le contesta:
¡Permíteme un día!

Servicio

Un amigo estaba delante de mí saliendo de la iglesia un día, y el
sacerdote estaba de pie en la puerta saludando a los feligreses como lo hacía
siempre. El agarró a mi amigo de la mano lo tiro hacia un lado.
El sacerdote le dijo: “Tu necesitas unirte al Ejercito de Dios”
Mi amigo respondió: Yo ya estoy en el ejercito de Dios, padre”
El sacerdote preguntó: “¿Por qué entonces no te veo en a excepción de la
y la Pascua de ?”
Él le susurro de vuelta: “Es que estoy en el servicio secreto.”