Albert Eintein, de material desechable a sabio (no descartar a nadie)

Descartado: no vales…
Qué pena da cuando oyes la terrible frase: ése no vale, referida a un chico o chica. Y más si viene de boca de un maestro. Enseguida viene, como la sangre a la herida, necesidad de decirle: el que no vale es usted…

No conviene desechar a nadie… Cada uno tiene un genio en su interior.

A continuación ofrecemos una anécdota que lo verifica…

Aún puedes ser Einstein

Albert Einstein ) es indiscutiblemente el mayor genio científico del
siglo XX y uno de los más grandes de la Historia. Sin
embargo su carrera de estudiante deja perplejos a más de uno y sirve de
consuelo para muchos. Parece ser que en su infancia algunos le consideraron
algo retrasado. A la edad de cinco años algunos informes escolares le
consideraban lento y con errores de cálculo, aunque con seguridad a la hora de
encarar las matemáticas. Fue suspendido en el examen de ingreso a la Escuela Técnica de
Zurich. Cuando terminó su formación intentó conseguir un puesto de ayudante y
fue el único que suspendió de los cuatro estudiantes que habían pasado los
exámenes finales. En 1901 entregó una tesis de física sobre la teoría cinética
de los gases en la Universidad de Zurich, que fue rechazada. En 1902, gracias a
una recomendación, pudo empezar a trabajar en la Oficina de Patente de Berna
como “técnico experto de tercera clase”…

Más sobre el tema, y distinto, en ésta otra anécdota

Anécdota de Anecdonet.com