Alejandro Magno y el oráculo (Mi propia religión)

A mi manera (Mi propia religión)

Decir eso de que creo pero no practico es tan absurdo (incongruente) como sería decir practico pero no creo. Hay, pues, gente que no cree en (dicen) pero creen en Nuestra Virgencita de Guadalupe… O que creen que Jesús es y que está en la Hostia Santa pero que no creen en la … Les falta : eso se muestra especialmente cuando les sobreviene una desgracia terrible y toda la fachada se les viene abajo: no había estructura, ni cimientos; sólo apariencia de ser .
Buscaban un Dios a su medida, moldeado a su imagen y semejanza, que les satisficiese sus peticiones, sus , sus ambiciones… en realidad ellos eran su propio dios, y rezaban su propio padrenuestro: hágase mi voluntad en la tierra como en el cielo…


Hoy ofrecemos una histórica que ilustra esta idea, Alejandro Magno y el

Alejandro Magno y el oráculo (Tenacidad)

Quiso prepararse para la expedición contra Persia con la aprobación del dios Apolo; pasó al del dios Apolo pero los días en que llegó eran nefastos y no era permitido a las profetisas dar respuesta. Con todo lo primero que hizo al llegar fue llamar a la profetisa. Esta se negó a acudir y él fue adónde ella se encontraba y por la fuerza la trajo al . Ella viendo la determinación de Alejandro se dio por venciada y exclamó: "qué cabezón: ¡eres invencible mío!" Alejandro lo oyó y dijo que ya no necesitaba otro vaticinio sino que había escuchado de su boca el oráculo que le apetecía. Y se puso en marcha.

Plutarco
Vidas Paralelas.
Alejandro Cap. XIV pág. 41