Dejando un espacio a Dios

Bailando en una

Pablo, con años de formación y una familia cristiana, se hallaba en en una fiesta de fin de semana. Como se acostumbra ahora, una chica le sacó a bailar. Había bebido más de la cuenta. Los dos habían bebido unas copas. La había pasado de a Salsa. Luego danzaban algo romántico…

Sigue la con intención…

La chica, que le tenía puesto el ojo desde hacía tiempo, le tenía bien apretado. Pablo, que ya lo había notado, le preguntó:
– Oye, ¿tú crees en ?
Ella, sorprendida, le dijo: – Sí, claro. ¿Por qué me lo preguntas?
Déjale un espacio, que no cabe…