El fogonero del tren de carbón (el valor del Sacrificio)

Una película no estrenada en el hispanoparlante es "Las cinco personas que te encuentras en el cielo", que simplemente se ha distribuido en vídeo. En ella se expresa de una manera magistral la belleza del personal, como parte una historia encadenada. Un vídeo altamente recomendable, si uno se puede hacer con una de las pocas copias que circulan por los vídeoclubes.
Ofrecemos hoy una historia real de sacrificio y abnegación que es metáfora del sacrificio salvador de Cristo en la Cruz.
Una
vida en rescate por otras: la historia del fogonero del tren de carbón (continúa)...

El fogonero que dio la cara

Hace algunos años, un tren que atravesaba los vastos despoblados de los Estados
Unidos, fue el escenario, de un terrible. El fogonero del tren
había abierto la puerta del horno para echar más carbón. En el mismo instante
una columna de aire que entró por la chimenea arrojó una llamarada de en
el rostro de aquel hombre, quien loco de dolor abandonó su puesto, no cerrando
la puerta como debía, lo que llevó a las llamas a prender fuego en el depósito
del carbón. La poderosa máquina marchaba a gran velocidad, y nadie podía
ocuparse del control de la
misma. Los que habían montado en aquel tren eran
víctimas del y el , viendo su trágico fin. De repente José Sieg, el
maquinista del tren avanzó entre las llamas hasta llegar a la puerta del horno;
con un supremo esfuerzo cerró la puerta que estaba casi incandescente, parando
el tren a continuación. Cuando volvió a salir de aquel mar de fuego su cuerpo
estaba envuelto en llamas, y sin dilación se precipitó en el depósito del agua,
para mitigar su dolor. Lo sacaron al momento, pero el cuerpo de aquel , dio su último suspiro, víctima de tan terribles quemaduras. El tren ya había parado,
y aquellos setecientos viajeros se habían congregado ante el cadáver de su
salvador, mostrando en sus rostros el profundo agradecimiento que sentían hacia
aquel que les había salvado la
vida. Cristo, puso su vida en rescate de muchos. Es preciso
expresarle también nuestro agradecimiento.