El Camino de Santiago y LA PIEDRA MISTERIOSA

Ocurrió en el Camino de Santiago.

Éramos muchos y nos veíamos cada tarde en los distintos albergues.
La sociedad se reflejaba en el amplio espectro de personajes.
 Y detrás de cada uno, una historia.
Aquel alemán de barba prieta y cabeza poco poblada, de mediana edad y complexión fuerte nos contó en Tosantos (Logroño) la historia de la piedra.
Cada día salía a hacer sus veintitantos kilómetros y buscaba una piedra.
Tenía que corresponder en tamaño con la magnitud del problema de la persona a quien se lo dedicaba.
Y es que llevaba todo el trayecto dicha piedra para al final ofrecérsela a Dios en petición por una persona en concreto: alguien de su familia, un amigo…
Aquel día decidió escoger una piedra y dedicársela a una amiga de la familia, Cecilia, que tenía grandes problemas. Durante el camino rezó por ella.
Así llegó a la Iglesia de Santo Domingo de la Calzada, donde se veneran los restos de dicho santo, en esa población de Burgos.
Llegó al primer altar y descubrió que entre el altar y la pared había un hueco.
La piedra, curiosamente se ajustaba a la perfección al hueco.
Luego miró al santo que resultó ser una mujer.
Observó, con asombro el nombre, escrito a grandes rasgos en la peana: Santa Cecilia.
Dio gracias a Dios por la confirmación de que le había escuchado, pues comantaba que nunca había visto ninguna estatua de esa santa, ni sabía que existía.
Anecdotas graciosas
 anecdotas cortas 
anecdotas de famosos
anecdotas cristianas 
anecdotas reales
anecdotas divertidas
anecdotas humor
anecdotas historicas
anecdotas de niños
anecdotas infantiles
curiosidades
historias
relatos
anecdonet
metaforas
chistes
leyendas urbanas
cuentos
frases celebres
refranes
Advertisements

Anécdota de Anecdonet.com