¡Él nunca se equivoca!

Hace mucho tiempo, en un reino distante, había un rey que no creía en la bondad de Dios.

Tenia, sin embargo, un súbdito que siempre le recordaba acerca de esa verdad. En todas las situaciones decía:

-“¡Rey mío, no se desanime, porque todo lo que Dios hace es perfecto. El nunca se equivoca!”

Un día el rey salio a cazar junto con su súbdito, y una fiera de la jungla lo ataco.

El súbdito consiguió matar al animal, pero no evito que Su Majestad perdiese el dedo meñique de la mano derecha.

El rey, furioso por lo que había ocurrido, y sin mostrar agradecimiento por los esfuerzos de su siervo para salvarle la vida, le pregunto a este:

-“Y ahora, que me dices Dios es bueno?, Si Dios fuese bueno yo no hubiera sido atacado, y no hubiera perdido mi dedo.”

El siervo respondió: -“Rey mío, a pesar de todas esas cosas, solamente puedo decirle que Dios es bueno, y que quizás, perder un dedo, sea para su bien. Todo lo que Dios hace es perfecto. ¡El nunca se equivoca!”.

El rey, indignado con la respuesta el súbdito, mando que fuese preso a la celda mas oscura y más fétida del calabozo.

Después de algún tiempo, el rey salió nuevamente para cazar, y fue atacado, esta vez, por una tribu de indios que vivían en la selva.

Estos indios eran temidos por todos, pues se sabia que hacían sacrificios humanos para sus dioses.

Inmediatamente después que capturaron al rey, comenzaron a preparar, llenos de jubilo, el ritual del sacrificio.

Cuando ya tenían todo listo, y el rey estaba delante del altar, el sacerdote indígena, al examinar a la victima, observo furioso:

-“¡Este hombre no puede ser sacrificado, pues es defectuoso! ¡Le falta un dedo! Luego, el rey fue liberado.”

Al volver al palacio, muy alegre y aliviado, libero a su súbdito y pidió que fuera a su presencia. Al ver a su siervo, le abrazo afectuosamente diciendo:

-“¡Querido, Dios fue realmente bueno conmigo! Tu debes haberte enterado que escape justamente porque no tenía uno de mis dedos. Pero ahora tengo una gran duda en mi corazón: si Dios es tan bueno, por que permitió que estuvieses preso, tu que tanto lo defendiste?”

El siervo sonrió, y dijo: … -“Rey mío, si yo hubiera estado junto con usted en esa caza, seguramente habría sido sacrificado en su lugar, ya que no me falta ningún dedo! Por lo tanto, acuérdese siempre: Todo lo que Dios hace es perfecto”.

¡Él nunca se equivoca!

Enviado por Karla

Advertisements

Anécdota de Anecdonet.com