Presentado al Papa el libro: La flota pontificia en los Dardanelos, 1657

Ciudad del Vaticano, 3 de febrero de 2016 (Vis).-Esta mañana, al final de la audiencia general, el historiador Rinaldo Marmara ha presentado al Papa Francisco una copia de su libro ”La squadra Pontificia ai Dardanelli 1657 / İlk Çanakkale Zaferi 1657”. El volumen es una transcripción de los manuscritos italianos y turcos del fondo Chigi de la Biblioteca Vaticana, y un relato de la participación de la flota pontificia en la Segunda Batalla de los Dardanelos en 1657. El libro, a pesar de los dolorosos recuerdos de la historia, ilustra la importancia de la investigación académica y de la apertura de los archivos a las investigaciones históricas al servicio de la verdad y de la construcción de puentes de cooperación y entendimiento mutuo, informa un comunicado publicado hoy en la Oficina de Prensa de la Santa Sede.
A la luz de este hecho, se ha evidenciado y apreciado el renovado compromiso de Turquía para poner sus archivos a disposición de los historiadores e investigadores de las partes interesadas, con la intención de llegar conjuntamente a una mejor comprensión de los acontecimientos históricos, del dolor y de los sufrimientos padecidos, independientemente de la propia identidad religiosa o étnica, de todas las partes implicadas en las guerras y conflictos, incluidos los trágicos acontecimientos de 1915. Los hechos dolorosos de la historia no deben olvidarse; requieren en cambio un cuidadoso examen y una reflexión para que puedan llevar a la curación y la purificación de la memoria, tan necesaria para la reconciliación y el perdón para los individuos y de los pueblos, como afirmaba san Juan Pablo II.
La memoria del sufrimiento y del dolor, tanto del pasado lejano pasado como del más reciente, como en el caso del asesinato de Taha Carim, embajador de Turquía ante la Santa Sede, en junio de 1977, a manos de un grupo terrorista, nos exhorta a reconocer también el sufrimiento del presente y a condenar todos los actos de violencia y terrorismo, que sigue causando víctimas, todavía en nuestros días.

Particularmente odiosa y ofensiva es la violencia y el terrorismo cometido en el nombre de Dios y de la religión. Como el Papa Francisco afirmó durante su visita a la República Centroafricana: “Entre cristianos y musulmanes somos hermanos … Juntos, digamos no al odio, no a la venganza, no a la violencia, especialmente a la que se comete en nombre de una religión o de Dios “. Que estas palabras inspiren a todas las personas de buena voluntad a recordar y afirmar su hermandad, solidaridad, compasión y humanidad compartidas y a reiterar su posición común contra toda violencia”.

Más anécdotas: