El coraje de soñar El Papa Francisco concluye los ejercicios espirituales

Es necesario
redescubrir «el coraje de soñar», ese coraje testimoniado por los santos como
Francisco Javier, que a lo largo de su vida cultivó el «sueño» de llegar a
China. Fue la invitación que hizo el Papa Francisco al final de los ejercicios
espirituales en los que participó junto a la Curia Romana.

Al término de la
décima y última meditación del padre Ermes Ronchi, el viernes 11 de marzo por la mañana en la capilla del Divino
Maestro de los religiosos paulinos, en Ariccia, el Papa dirigió palabras de
agradecimiento al predicador, agradeciéndole, en particular, su «pasión». A
continuación, antes de abandonar el instituto, saludó al personal de la casa y
a los superiores de la Sociedad de San Pablo. Luego regresó al Vaticano en uno
de los tres autobuses que trasladaron a todos los participantes.

Iniciados el
domingo 6 por la tarde, los ejercicios sobre el tema «Las desnudas preguntas
del Evangelio» concluyeron con una meditación mariana que se centró en la
Anunciación, en particular, en la pregunta dirigida al ángel por la Virgen:
«¿Cómo será esto?». El predicador, religioso de los Siervos de María, recordó
esas palabras para revivir el encanto de una fe fraguada en la vida cotidiana,
en la simplicidad de una vida tocada por la gracia de Dios. Después el padre
Ronchi, siguiendo las indicaciones del Papa, ha impartido a los presentes la
bendición con indulgencia plenaria adjunta.

Más anécdotas: