Claves de lectura de Amoris laetitia (la alegría del amor)



(RV).- Con ocasión de la reciente publicación de la Exhortación apostólica post-Sinodal Amoris laetitia (la alegría del amor) entrevistamos en Radio Vaticano al padre Guillermo Gutiérrez del Consejo Pontificio para la familia.

¿Qué le gustaría destacar sobre la Exhortación apostólica Amoris Laetitia?

“Ante todo quisiera manifestar la gran alegría que este documento produce y el sentimiento de gratitud hacia el Santo Padre. Si bien, la Familiaris Consortio era considerada hasta este momento la carta magna de la pastoral familiar, sin duda este documento viene a colocarse en esa misma tradición. Es un documento profundamente pastoral, lleno de esperanza y que recoge precisamente los avances que la reflexión sobre el matrimonio, sobre la familia hiciera San Juan Pablo II… La perspectiva es justamente la perspectiva del amor, creo que esta es la clave de cualquier pastoral familiar que quiera ser fecunda, y después un amor vivido, es decir, enfocado desde un gran realismo pastoral, por lo tanto es un documento muy rico por la amplitud de consideraciones que hace. Creo que impulsará grandemente la pastoral familiar”.

¿Qué sugiere Amoris Laetitia acerca del acompañamiento pastoral?

“Precisamente una de las grandes novedades que tiene este documento es justamente esta perspectiva del acompañamiento… la formación de personas que sean capaces de acompañar el proceso de los matrimonios… un acompañamiento que está hecho de escucha, que está hecho de presencia –como insiste el número 234-, un acompañamiento que significa caminar juntos y que implica también que el matrimonio no es una cosa completa, sino que es un proceso, un proyecto. Concretamente el acompañamiento debe iniciar en la etapa de preparación al matrimonio, en el noviazgo… que debe continuar a lo largo de la vida… un acompañamiento que nos ayudará a superar las heridas viejas que pueden poner en crisis el matrimonio, un acompañamiento después de que hay rupturas, un acompañamiento que es una guía para madurar en el amor, un acompañamiento que ayuda a crecer en la vida de fe, no sólo a los conyugues, sino también en la transmisión de la fe a los hijos”.

¿Cómo plantea Amoris Laetitia la cuestión del discernimiento?

“El tema del discernimiento es un tema particularmente importante. El Papa usa tres verbos, en primer lugar acompañamiento, discernimiento y después integración. El discernimiento concretamente es una profundización de cuanto ya Familiaris Consortio en el número 84 ya había dicho… no es que cambie la valoración moral, lo que cambia en concreto es la consideración de la responsabilidad personal que hay en una ruptura y por lo tanto la diversa situación en la que se coloca una persona después de una ruptura…”.

“En todo caso, lo que el documento nos enseña es a que debemos tener una mirada nueva, una mirada misionera, una mirada de misericordia pastoral que implica que tenemos que acompañar a todos, discernir para acompañar según la circunstancia de cada uno a caminar a la plenitud de la vida cristiana desde sus circunstancias particulares porque ‘Dios no excluye a nadie’ –como dice el documento- Dios nos llama a todos, y la Iglesia por lo tanto, acoge a todos, está dirigida a todos, quiere abrazar a todos, quiere que todos experimenten este amor gratuito incondicional, absoluto de Dios nuestro Padre”.

¿Qué menciona Amoris Laetitia sobre la educación en la familia? 

“El tema de la educación en la familia es un tema muy delicado, un tema que era necesario revisar, de hecho dos de los Encuentros Mundiales de la Familia –V en Valencia y VI en la Ciudad de México- se dedicaron a esto… En concreto en el capítulo VII que es donde el Papa habla de la educación de los hijos es realmente muy entusiasmante, en primer lugar porque se coloca en una perspectiva muy realista… en la que señala que debe haber una gradualidad hecha de pequeños pasos donde cada uno de los miembros de la familia se puedan sentir comprendidos, aceptados y valorados”.

“El documento hablando de la educación nos invita a ser muy propositivos, muy positivos, a confiar, a educar la libertad, a ayudar las personas a ir creciendo gradualmente, concretamente a los hijos, en el ejercicio de su libertad y su autonomía… Por otra parte, el documento aborda muy positivamente el tema de la educación sexual, repite ante todo que es un derecho y deber de los padres y pide un examen de conciencia…”

Por último, el padre Guillermo Gutiérrez enumera algunas de las iniciativas que el Consejo Pontificio para la Familia realizará para difundir el mensaje de Amoris Laetitia. Entre ellas: el 18 de abril una reunión con representantes de Institutos universitarios de familias para preparar un gran congreso que tendrán en el mes de octubre; el 19 de abril una reunión con los Embajadores ante la Santa Sede y algunas ONG’s de inspiración cristiana; el 30 de abril reunión de trabajo con algunos teólogos; un Curso de educación al amor que estará disponible en cuatro idiomas; en el mes de diciembre realizarán un gran congreso con todos los movimientos y asociaciones de familia y vida.

(Mercedes De La Torre – Radio Vaticano).

(from Vatican Radio)

Más anécdotas: