​En una carta al patriarca copto ortodoxo Tawadros II el Papa vuelve a denunciar las persecuciones contra los cristianos y las minorías religiosas – Víctimas de una violencia inaudita

En una carta
enviada a Tawadros II, Papa de Alejandría y Patriarca de la sede de San Marcos,
con ocasión de la jornada de la amistad copto-católica —que se celebra en el
tercer aniversario del fraterno encuentro que tuvo lugar en el Vaticano en 2013
a los cuarenta años del que tuvieron Pablo VI y Shenouda III—, el Pontífice
recuerda las «grandes dificultades» y las «situaciones trágicas» que están
viviendo los creyentes en muchos países. «Cada día —asegura— mis pensamientos y
mis oraciones están con las comunidades cristianas», obligadas a afrontar
pruebas cotidianas sobre todo en países como Irak y Siria. El deseo de
Francisco es que el Señor «conceda paz y consuelo a todos aquellos que sufren»
e «inspire a la comunidad internacional para responder de modo sabio y justo a
esta inaudita violencia».

Y precisamente
para dar apoyo y esperanza a los refugiados iraquíes el Papa ha querido que los
fondos recogidos gracias al pabellón de la Santa Sede en la Expo Milán 2015 se
destinen al proyecto «Promoting job opportunities for displaced Iraqis in
Jordan» («Promover oportunidades de trabajo para refugiados iraquíes en
Jordania»), que realizará Cáritas Jordania en el centro de Santa María de la
paz de Amman. La cifra de ciento cincuenta mil dólares, recaudada entre los
visitantes del pabellón, servirá para dar trabajo a un grupo de refugiados,
ayudar a sus familias y financiar un itinerario de formación profesional.

Mensaje del Papa 

Más anécdotas: