Catequesis del Papa: “Abramos nuestro corazón para ser misericordiosos como el Padre”

(RV).- El Papa Francisco dedicó su catequesis semanal a la parábola del Padre misericordioso y animó a abrir los corazones para “ser misericordiosos como el Padre”.

Ante miles de fieles reunidos en la plaza de San Pedro, el Obispo de Roma destacó que esta parábola marca el modo de actuar de Dios Padre con los hombres, abre los corazones a la esperanza y devuelve la dignidad de hijos de Dios.

Asimismo, el Pontífice remarcó que los dos hijos “necesitaban experimentar la misericordia” y explicó que “el hijo menor, sumido en la tristeza, pensaba merecer un castigo por los pecados cometidos, mientras que el hijo mayor, presumiendo de estar siempre con el padre, esperaba una recompensa por los servicios prestados”.

En este sentido, el Papa destacó que “la lógica de la misericordia no entiende de premios o castigos, sino de acoger a todo el que necesita de misericordia y perdón, y de que todos vuelvan a ser hermanos” por lo que exhortó a responder a la invitación de Jesús “a participar en la fiesta de la misericordia y de la fraternidad” para abrir el corazón y ser “misericordiosos como el Padre”.

(Mercedes De La Torre – Radio Vaticano).

Texto y audio de la catequesis que el Santo Padre Francisco pronunció en nuestro idioma:



Queridos hermanos y hermanas:

La parábola del Padre misericordioso nos muestra la lógica de la misericordia de Dios. Esta marca su modo de actuar con los hombres, abre nuestros corazones a la esperanza y nos devuelve la dignidad de hijos de Dios. La lógica de la misericordia usada por el padre es muy distinta a la lógica usada por los dos hijos de la parábola, pues el hijo menor, sumido en la tristeza, pensaba merecer un castigo por los pecados cometidos, mientras que el hijo mayor, presumiendo de estar siempre con el padre, esperaba una recompensa por los servicios prestados. Tanto el uno como el otro necesitaban experimentar la misericordia, por eso el padre invita a ambos a hacer fiesta, pues la lógica de la misericordia no entiende de premios o castigos, sino de acoger a todo el que necesita de misericordia y perdón, y de que todos vuelvan a ser hermanos. Precisamente en ver a los hijos juntos y reconociéndose como hermanos consiste la alegría del padre.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Acojamos con gozo la invitación de Jesús a participar en la fiesta de la misericordia y de la fraternidad, y abramos nuestro corazón para ser misericordiosos como el Padre. Que Dios los Bendiga.

(from Vatican Radio)

Más anécdotas: