Favorecer la fraternidad en el respeto de la diversidad, pidió el Papa



(RV).- El Obispo de Roma acogió con afecto, el segundo sábado de junio a los participantes en el Congreso dedicado a las personas minusválidas, organizado por la Conferencia Episcopal Italiana, a quienes recordó el 25° aniversario de la institución del Sector para la Catequesis, para esta categoría de personas, de la Oficina catequística nacional italiana.

Un aniversario que – como dijo el Papa – impulsa a renovar el empeño a fin de que las personas minusválidas sean acogidas plenamente en las parroquias, en las asociaciones y en los movimientos eclesiales. Por esta razón, Francisco les agradeció las preguntas que le dirigieron mediante las cuales demuestran su pasión por este ámbito de la pastoral.

Ámbito pastoral que – como dijo el Santo Padre – requiere una doble atención: por una parte la conciencia de educar a la fe de la persona discapacitada, incluso con graves discapacidades; y, por otra, la voluntad de considerarla como sujeto activo en la comunidad en la que vive.

El Pontífice también destacó la importancia de estar atentos a la colocación e implicación de las personas discapacitadas en las asambleas litúrgicas, puesto que participar en ellas, con su propia aportación a la acción litúrgica mediante el canto y demás gestos significativos, contribuye a sostener el sentido de pertenencia de cada uno.

“Se trata – dijo Francisco – de hacer crecer una mentalidad y un estilo que quite los prejuicios, las exclusiones y marginaciones, favoreciendo una efectiva fraternidad en el respeto de la diversidad que hay que apreciar como un valor”.

El Papa se despidió de estos queridos hermanos y hermanas agradeciéndoles cuanto han hecho durante estos veinticinco años de trabajo al servicio de las comunidades que son cada vez más acogedoras y atentas a los últimos. Vayan adelante  con perseverancia – les dijo – y con la ayuda de María Santísima, nuestra Madre. “Yo rezo por ustedes – añadió – y los bendigo de corazón; y también ustedes, por favor, recen por mí”.

(María Fernanda Bernasconi – RV).

(from Vatican Radio)

Anécdota de Anecdonet.com