Papa: Recen por mí para que yo también pueda hacer algo contra el hambre



(RV).- Antes de concluir esta visita, el Papa Francisco pronunció algunas palabras de saludo y reconocimiento a quienes trabajan en este Programa Mundial de Alimentos. Y lo hizo en italiano, si bien estaba previsto en español, porque la mayoría de ellos conoce más este idioma, teniendo en cuenta que viven en Roma. De modo que el Pontífice entregó el discurso preparado, porque los discursos “suelen ser aburridos”, dijo, y les habló espontáneamente, ante todo para agradecerles el trabajo “escondido” que realizan, el trabajo que está detrás, que no se ve, y que hace que sea posible que todo vaya adelante.

De ahí que el Papa  los haya definido “un ejemplo”, como los cimientos de un edificio, gracias a los cuales tantos proyectos pueden realizares en esta lucha contra el hambre en el mundo.

Francisco también les dijo que sus nombres sólo aparecen en la lista del personal y a fin de mes en el momento del sueldo, puesto que nadie desde afuera sabe cómo se llaman. Pero sus nombres – añadió – hacen posible este gran trabajo. Gracias a un pequeño trabajo, a un pequeño sacrificio, un sacrificio escondido de ustedes, pequeño o grande, tantos niños pueden comer, tanta hambre se resuelve. Se los agradezco mucho.

El Santo Padre también les comentó que cuando oyó hablar a la Directora del Programa pensó inmediatamente que se trata de una mujer valerosa, a la vez que les dijo que todos ellos tienen este valor, este coraje de llevar adelante una obra para ayudar a las personas. Y les pidió que jamás se olviden del coraje de sus mártires, de quienes han sostenido este empeño y cuyos nombres están escritos en la entrada de la sede del PAM, puesto que ellos hicieron lo que pudieron con el coraje que tenían, con la fe que tenían en su trabajo y porque estaban sostenidos por el trabajo de quienes hoy lo realizan.

Muchas gracias – dijo Francisco al concluir – y les pido que recen por mí para que yo también pueda hacer algo contra el hambre. ¡Gracias! 

(María Fernanda Bernasconi – RV).



Texto del segundo discurso entregado por el Papa Francisco al Programa Mundial de Alimentos:

Señoras y Señores:

¡Buenos días! Me alegra encontrarme con ustedes en un clima sencillo y familiar, reflejo del estilo que anima su entrega en el servicio a tantos hermanos nuestros que hoy encuentran en ustedes uno de los rostros solidarios de la humanidad. Quisiera también tener presente a sus colegas, que diseminados por todo el mundo, colaboran con el Programa Mundial de Alimentos. A todos ustedes, gracias por su calurosa cercanía y bienvenida.

La señora Directora Ejecutiva me ha comentado la importancia del trabajo que ustedes desarrollan con gran competencia y no pocos sacrificios, de forma generosa, incluso en situaciones arduas y a menudo de inseguridad por causas naturales o humanas. La amplitud y gravedad de los problemas que afronta el PAM pide que ustedes sigan adelante, poniendo entusiasmo en todo lo que hacen, sin detenerse, siempre dispuestos a servir. Para ello cuenta mucho la formación permanente, una fina intuición y sobre todo un gran sentido de compasión, sin el cual todo lo anterior carecería de fuerza y de sentido.

El PAM ha puesto una alta misión en sus manos. El éxito de la misma depende en gran parte de no dejarse vencer por la inercia y poner en todo capacidad de iniciativa, imaginación y profesionalidad, a fin de buscar cada día vías nuevas y eficaces para derrotar la malnutrición y el hambre que sufren tantos seres humanos en diversas partes del mundo. Son ellos los que están pidiendo que les prestemos nuestra atención. Por eso es importante que ustedes no se dejen agobiar por los dosieres y alcancen a descubrir que, en cada papel, hay una historia concreta, con frecuencia dolorosa y delicada. El secreto es ver detrás de cada expediente un rostro humano que requiere ayuda. Escuchar el grito del pobre les permitirá no dejarse encasillar en fríos formularios. Todo es poco para derrotar un fenómeno tan terrible como el hambre.

El hambre es una de las mayores amenazas a la paz y a la serena convivencia humana. Una amenaza que no podemos contentarnos solamente con denunciar o estudiar. Hay que encararla con decisión y resolverla con urgencia. Cada uno de nosotros, con la responsabilidad que tiene, debe actuar en la medida de sus posibilidades para alcanzar una solución definitiva a esta miseria humana, que degrada y merma la existencia de un número muy grande de hermanos y hermanas nuestras. Y, a la hora de ayudar a cuantos la padecen cruelmente, nadie sobra ni puede limitarse a presentar una excusa, pensando que es un problema que le sobrepasa o que no le afecta.

El desarrollo humano, social, técnico y económico es el camino necesario para asegurar que cada persona, familia, comunidad o pueblo pueda afrontar sus propias necesidades. Lo cual nos está diciendo que hay que trabajar no por una idea abstracta, no por la defensa de una dignidad teórica, sino por salvaguardar la vida concreta de cada ser humano. En las zonas más pobres y deprimidas, esto significa disponer de alimentos en caso de emergencias, pero también posibilitar el acceso a medios e instrumental técnico, a puestos de trabajo, a microcréditos, y así procurar que la población local fortalezca su capacidad de respuesta a las crisis que surjan de forma repentina.

Al hablar de esto no me estoy refiriendo solamente a cuestiones materiales. Se trata ante todo de un compromiso moral que permita mirar con responsabilidad a la persona que tengo a mi lado, así como al objetivo general de todo el Programa. Ustedes están llamados a sostener y defender este compromiso mediante un servicio que sólo a primera vista puede parecer exclusivamente de carácter técnico. En cambio, lo que ustedes llevan a cabo son acciones que necesitan una gran fuerza moral, porque contribuyen a la edificación del bien común en cada país y en toda la comunidad internacional.

Frente a tantos retos, ante los peligros y trastornos que continuamente surgen, da la impresión de que el futuro de la humanidad solamente consistirá en responder a pruebas y riesgos cada vez más concatenados y difíciles de predecir, tanto en su amplitud como en su complejidad. Lo saben bien por propia experiencia. Pero esto no nos debe desanimar. Anímense y ayúdense para no dejar entrar en sus corazones la tentación de la desconfianza o de la indiferencia. Más bien, crean firmemente que el quehacer diario de todos ustedes está contribuyendo a convertir nuestro mundo en un mundo con rostro humano, en un espacio que tenga como puntos cardinales la compasión, la solidaridad, la ayuda recíproca y la gratuidad. Cuanto más grande sea su generosidad, su tenacidad, su fe, en mayor grado la cooperación multilateral podrá hallar adecuadas soluciones a los problemas que tanto nos preocupan, podrá agrandar las visiones parciales e interesadas y abrir caminos novedosos a la esperanza, el justo desarrollo humano, la sostenibilidad y la lucha por cerrar la brecha a las injustas desigualdades económicas, que tanto hieren a los más vulnerables.

Sobre cada uno de ustedes, sobre sus familias y el trabajo que desempeñan en el PAM, invoco abundantes bendiciones divinas.

Les ruego que recen por mí, cada uno en su interior, o al menos que cuando piensen en mí lo hagan en positivo. Mucho lo necesito.

Muchas gracias.

(from Vatican Radio)

Más anécdotas: