Tierra Santa, Oriente Medio, India, Ucrania y su viaje a Armenia. El Papa a la ROACO



(RV).- Con su gratitud por «hacer presente la cercanía del Papa y de la Santa Sede» a «nuestros hermanos de Oriente», el Papa recibió a los participantes en la plenaria de la Reunión de las Obras para la Ayuda a las Iglesias Orientales, ROACO.

«Que el rostro de la Iglesia refleje la luz de Cristo», Él es nuestra paz y llama a la puerta de nuestro corazón en Tierra Santa, en Oriente Medio, así como en la India, y en Ucrania, «país al que he querido destinar una colecta extraordinaria», señaló el Papa Francisco en su cordial bienvenida, que culminó invocando la bendición del Señor sobre todos y pidiendo que se le acompañe con la oración en su peregrinación a Armenia, del 24 al 26 de junio.

Con su saludo al Card. Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, el Papa se dirigió también a los «Representantes Pontificios en Jerusalén, El Líbano, Siria, Iraq y Jordania y en Ucrania, que acompañan la vida de las Iglesias y de los pueblos de esos países».

«¡Que el Señor los acompañe y les dé paz!». Fue también el saludo fraterno del Papa al nuevo Custodio de Tierra Santa, Padre Francesco Patton, abrazando a todos los Frailes Menores. Y deseando que con la ayuda generosa de tantos, se terminen los trabajos de restauración de la Basílica de la Natividad y en el Santo Sepulcro.

Refiriéndose a una restauración en Belén, que permitió descubrir otro ángel, que se suma a otros seis, en una procesión hacia el lugar que conmemora el misterio del nacimiento de Jesús, el Papa hizo hincapié en que este hecho «nos hace pensar que también el rostro de nuestras comunidades eclesiales puede quedar cubierto por ‘incrustaciones’ debidas a diversos problemas y a los pecados», alentando la obra que impulsa que la Iglesia refleje la luz del Señor:

«La obra de ustedes debe estar guiada siempre por la certeza de que, debajo de las incrustaciones materiales y morales, aun debajo de nuestras lágrimas y la sangre provocadas por la guerra, la violencia y la persecución, debajo de ese estrato que parece impenetrable hay un rostro luminoso, como el del ángel del mosaico. Y todos ustedes, con sus proyectos y acciones, cooperan en esta restauración, para que el rostro de la Iglesia refleje visiblemente la luz de Cristo Verbo encarnado. Él es nuestra paz y llama a la puerta de nuestro corazón en Oriente Medio, en la India así como en Ucrania, país al que he querido que se destinara una colecta extraordinaria, convocada el pasado mes de abril en las Iglesias de Europa».

En lo que respecta a los trabajos de la plenaria de la ROACO, sobre la presencia de las Iglesias Siro-Malabar y Siro-Malankar en la India fuera de Kerala, el Obispo de Roma expresó su anhelo de que pueda proceder según las indicaciones de sus Predecesores, «en el respeto del derecho propio de cada uno, sin ánimo de división, favoreciendo la comunión en el testimonio del único Salvador Jesucristo».

Renovando su gratitud, con su bendición, el Papa pidió oraciones por su viaje a Armenia:

«Mientras invoco sobre ustedes la bendición del Señor, les pido que recen por mí, que dentro de pocos días iré como peregrino a una tierra oriental, Armenia, la primera entre las naciones que acogió el Evangelio de Jesús. Gracias de corazón. Que la Virgen los proteja y acompañe».

(CdM – RV)

(from Vatican Radio)

Anécdota de Anecdonet.com