El Prelado, en Estonia y Finlandia

En el primer día de su visita pastoral a Finlandia y Estonia, el Prelado saludó a algunos fieles del Opus Dei de esas dos naciones en el aeropuerto internacional de Vantaa, situado en Helsinki (Finlandia). Desde allí se trasladó a Tallin (Estonia) en un trasbordador que recorre los 80 kilómetros que separan las capitales ugrofínicas (Finlandia y Estonia).

Durante el recorrido, las personas del Opus Dei que le acompañaban aprovecharon para explicarle algunas costumbres estonias, como la gran tradición de canto polifónico.

En Tallinn se reunió con varios centenares de personas en distintos lugares. A todos animó a desarrollar, con su vida y ejemplo, un intenso apostolado evangelizador, especialmente entre aquellas personas que no han tenido la oportunidad de oír hablar de Jesucristo.

Durante el viaje en el transbordador que condujo al Prelado a Tallinn.

Especialmente emotivo fue su encuentro con el director de teatro Lembit Peterson, que estuvo con el beato Álvaro del Portillo cuando visitó Estonia en 1994. En aquel momento, los católicos estonios no superaban la decena.

A las varias docenas de participantes que acudieron a una reunión celebrada en un polideportivo, Mons. Echevarría habló de volver a las raíces de una tierra declarada por el Papa Inocencio III “de María”. También en esta sede, animó a los estonios a hacer, de la mano de la Virgen, mucho apostolado, sin respetos humanos.

Advertisements

Anécdota de Anecdonet.com