“Misericordia, un acto para restituir alegría y dignidad a quien lo ha perdido”

¿Cuáles son las obras de misericordia? (Vídeo, infográfico y texto)

Audio del Prelado: vestir al desnudo y visitar a los encarcelados.

Strathmore University lleva doce años colaborando con la cárcel de Naivasha Main en un programa docente para 1.500 presos.

● Sección Jubileo de la Misericordia

******

Queridos hermanos y hermanas:

Muchos relatos de los evangelios nos muestran que la vida de Jesús se caracterizó por ser un continuo encuentro con las personas, fue especialmente cercano a los enfermos, a los que consoló y curó de sus enfermedades y dolencias.

Jesús les brindó [a los encarcelados] la nueva y verdadera libertad que nace del encuentro personal con él y que da un sentido nuevo a la vida

También los encarcelados fueron objeto de su cercanía; a los privados de libertad, Jesús les brindó la nueva y verdadera libertad que nace del encuentro personal con él y que da un sentido nuevo a la vida.

Como cristianos estamos llamados a convertirnos en instrumentos de la misericordia de Dios, siendo cercanos y sin juzgar a nadie

Por lo tanto, siguiendo el ejemplo Jesús, no podía faltar entre las obras de misericordia el visitar a los enfermos y a los encarcelados. Como cristianos estamos llamados a convertirnos en instrumentos de la misericordia de Dios, siendo cercanos y sin juzgar a nadie, para que nadie se sienta abandonado a su suerte ni tampoco acusado, sino que todos, sin exclusión, se sientan amados por Dios mediante gestos que expresen solidaridad y respeto. Estos gestos, cuando son hechos en nombre de Dios, se convierten en auténticos signos elocuentes y eficaces de su misericordia.


Saludos

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Los animo a que sean valientes y abran el corazón a Dios y a los hermanos, de modo que sean instrumentos de la misericordia y ternura de Dios, que restituye la alegría y la dignidad a quienes la han perdido. Muchas gracias.


© Copyright – Libreria Editrice Vaticana

Advertisements

Anécdota de Anecdonet.com