«Prometedle al Señor que no haréis jamás bullying»

El encuentro que el Papa Francisco mantuvo el día 25 de marzo con niños y jóvenes en Milán fue sencillamente espectacular. En el estadio San Siro había unos 80.000 jóvenes que se preparan para recibir la Confirmación y sus catequistas. Prepararon una coreografía, que incluyó varias sorpresas.

Después de ir a Misa en familia es bueno ir a un parque o a una plaza a jugar, a estar juntos. En mi tierra se llama dominguear, pasar el domingo juntos

Los abuelos, ¿nos pueden ayudar a crecer en amistad con Jesús?

El Papa respondió a preguntas de uno de los chicos, de unos padres y de una educadora. Se divirtió mucho, y respondió casi todo el tiempo improvisando las respuestas. “A ti, cuando tenías nuestra edad -le planteó un niño-, ¿qué te ha ayudado a crecer en amistad con Jesús?”. A lo que el Papa respondió: “Os pregunto de nuevo: los abuelos, ¿nos pueden ayudar a crecer en amistad con Jesús? Eso es lo que a mí me ha pasado: mis abuelos me hablaron con normalidad de las cosas de la vida. Un abuelo era carpintero y me enseñó cómo con el trabajo Jesús aprendió ese oficio, y así, cuando miraba a mi abuelo pensaba en Jesús. El otro abuelo me decía que no debía irme a dormir sin decir una palabra a Jesús, sin darle las ‘buenas noches’”.

EN: I come among you as a priest. PT: Eu venho aqui entre vós como sacerdote. ES: Vengo aquí entre vosotros como sacerdote. IT: Vengo qui in mezzo a voi come sacerdote. FR: Je viens ici au milieu de vous comme un prêtre. #pastoralvisit, #Milan, #visitapastorale, #Milano, #visitapastoral, #Milão, #visitepastorale
Una publicación compartida de Pope Francis (@franciscus) el 25 de Mar de 2017 a la(s) 1:06 PDT

¿Cómo transmitir a nuestros hijos la belleza de la fe?

Unos padres hicieron una pregunta sobre cómo ayudar mejor a los hijos.

“¿Cómo transmitir a nuestros hijos la belleza de la fe? A veces nos parece muy complicado hablarles de estas cosas sin ser aburridos, banales, o, aún peor, autoritarios”. El Papa les aconsejó que no discutan, o al menos, que no discutan delante de los hijos. Y luego, que el domingo pasen mucho tiempo con ellos.

“Prometedle al Señor que no haréis jamás bullying y que no permitiréis que se haga en vuestro colegio, en vuestra escuela, en vuestro barrio. ¿Entendido?”

“No sólo ir a la iglesia a rezar o a dormir en la homilía -eso pasa-, no sólo eso. Después de Misa id a jugar juntos. Ahora que llegan los días de sol, por ejemplo, el domingo después de ir a Misa en familia es bueno ir a un parque o a una plaza a jugar, a estar juntos. En mi tierra se llama dominguear, pasar el domingo juntos”.

La promesa de no hacer bullying

Pero lo más importante, fue la promesa que arrancó a los jóvenes: la de no hacer bullying y humillar a otros niños.

– “Prometedle al Señor que no haréis jamás bullying y que no permitiréis que se haga en vuestro colegio, en vuestra escuela, en vuestro barrio. ¿Entendido?”

– “¡Sí!”, contestó todo el estadio de fútbol.

– “¿Me lo prometéis? Jamás, jamás os burlaréis de un compañero del colegio, del barrio… ¿Lo prometéis, hoy?”

– “¡Sí!”

– “El Papa no está contento de la respuesta… ¿Lo prometéis?”

“¡Sí!”

Noticia original de Rome Reports

Más anécdotas: