Si Dios me perdona a mí, ¿por qué no voy a perdonar yo?

Más anécdotas: