El Papa: “Jóvenes: promuevan el cuidado de la creación y la construcción de la paz”



(RV).- “Es el momento de afrontar y vencer sin miedo la cultura de la destrucción con la fuerza de la humildad”, es el aliento del Papa Francisco a los jóvenes estudiantes italianos comprometidos en la Coordinación Nacional de Entes Locales por la paz y los derechos humanos, a quienes recibió en Audiencia la mañana del sábado 6 de mayo, en el Aula Pablo VI del Vaticano.

En su discurso, el Pontífice agradeció a los estudiantes por sus preguntas concretas, en las cuales manifiestan la angustia por las tantas tragedias que afligen al mundo, desde las guerras hasta pobreza, asimismo por la violación de los derechos humanos. El Santo Padre subrayó que, hoy no hay respeto ni siquiera por los niños y denunció que en la televisión se ven sólo malas noticias, y destrucción, porque pareciera que más un programa televisivo transmite estas calamidades, más suceso tiene.

El Obispo de Roma también recordó la emergencia de los emigrantes, “la tragedia más grande en Europa después de la Segunda Guerra Mundial”. Por ello, dirigió su pensamiento a la violencia y a las guerras que desfiguran la humanidad:

“Nosotros estamos viviendo la tragedia más grande después de la segunda guerra mundial. Es verdad. Hay gente buena, existen cosas buenas en el mundo que no se ven; pero el mundo está en guerra. Díganlo ustedes que están en la escuela de la paz: digan, el mundo está en guerra. Luego, no lo sé, yo me he avergonzado por el nombre de una bomba: ‘la madre de todas las bombas’. Pero mira tú, la madre da vida. Y esta da muerte. ¿Y le decimos madre a este artefacto? ¿Qué cosa esta sucediendo?”.

El Papa Francisco evidenció la debilidad de muchos líderes internacionales. Y exhortó que de una parte se pide la paz, pero después se producen y trafican con armas. “Existen los comerciantes – dijo – que venden armas” a quienes están en guerra y así ellos ganan sobre la muerte de los demás.

Una vez más, el Santo Padre denunció el tráfico de drogas que destruye a muchos jóvenes. Así mismo, denunció que en el centro de la economía se encuentra el dinero y el poder y no el hombre, refiriéndose en particular al flagelo del trabajo ilegal, a la explotación de las personas e incluso de los niños:

“Pero Padre, esto sucede allá, en ese continente lejano o en ese país lejano. Aquí, aquí en Europa, aquí en Italia. Aquí se explotan a las personas cuando son pagadas ilegalmente, cuando te hacen un contrato de trabajo de septiembre a mayo, y luego dos meses sin contrato y así no hay continuidad, y luego reinician en septiembre: esto se llama destrucción, esto se llama – nosotros los católicos lo llamamos pecado mortal – explotación”.

El Papa Francisco también se detuvo sobre el tema de las habladurías, un verdadero terrorismo dijo, porque destruye a la persona y ha animado a los jóvenes a “morderse la lengua” antes de hablar mal de los demás. Al mismo tiempo el Pontífice advirtió de cuidarse de la violencia, de los insultos que, a veces se ve también en los debates políticos. Ante todo esto, dijo, se necesita una actitud de humildad:

“Ser humildes, tener una actitud de humildad, no significa ser estúpidos; significa decir las cosas en paz, con tranquilidad, sin herir, buscar el modo de decirlas sin herir. Pero la humildad es una de las virtudes que debemos re-aprender, rencontrar en nuestra vida. Y esto ayuda mucho en nuestras conversaciones, no adjetivar a la gente. No: dejémoslo. Siempre con humildad. Siempre con esa actitud humilde que esta contra la violencia”.

Finalmente, el Papa Francisco invitó a los jóvenes a no resignarse jamás, a dejar de lado la palabra “resignación”. Además, puso el acento en la necesidad de reconstruir un pacto educativo entre la escuela y la familia para promover el bien común en la sociedad. Así como promover el cuidado de la creación y la construcción de la paz.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)

(from Vatican Radio)

Más anécdotas: