Cómo narrar las anécdotas

CÓMO NARRAR LAS ANÉCDOTAS Las historias hay que narrarlas de tal suerte que ayuden al propio narrador y que capten la atención y el corazón de los oyentes convirtiéndolos en protagonistas y agentes de la historia narrada. Para eso es necesario narrar desde dentro, creer lo que se narra, poner vida y corazón en ello,…
Read more

Advertisements

Refranes y Protocolo – El saber popular aplicado al protocolo (II)

Dime de que presumes y te diré de lo que careces.En muchas ocasiones queremos “aparentar” buenas maneras, pero nuestras actuaciones demuestran que no las tenemos. No hay que “aparentar” hay que ser. Al que de ajeno se viste, en la calle lo desnudan.No tratemos de ser nunca otra persona. Tenemos que obrar en consecuencia a…
Read more

LA CÁRCEL

En ella, un reo había sido sentenciado a morar por siempre en una vieja, sucia y oscura mazmorra. No queriendo arrepentirse de su desatinada vida, orgulloso gritó que de alguna forma escaparía. El rey, en un acto de misericordia y gracia, le dijo que le perdonaría todo si encontraba la única salida existente. Su celda…
Read more

Brindis

Brindis de Gerardo Diego Debiera ahora deciros:-“Amigos, muchas gracias”, y sentarme, pero sin ripios Permitidme que os lo diga en tono lírico, en verso, sí, pero libre y de capricho. Amigos: dentro de unos días me veré rodeado de chicos, de chicos torpes y listos y dóciles y ariscos, a muchas leguas de este Santander…
Read more

La hora de la elección o ¿somos todos iguales?

Sin dudas No al racismo. A Jaime, hombre joven, con buena imagen de sí mismo y de ideales progresistas, le quedaban sólo dos asignaturas para terminar Económicas, aunque en la actualidad trabajaba como bombero a fin de obtener los ingresos necesarios con que afrontar los últimos gastos de la carrera. Quería prosperar, y ciertamente no…
Read more

Una birra, por capricho

Ante la puerta de una agencia de transportes de Hamburgo (Alemania), dos hombres acababan de cargar un camión, cuya mercancía deberían llevar aquella misma tarde a un almacén de Harburg. La población enclavada al otro lado del río Elba. Konrad Wolnik conducía el camión. De anchas espaldas, alto y robusto, con un genio endiablado y…
Read more

Carta a un niño mongólico

Fueron solo unos instantes, los mas amargos de mi vida, pero solo fueron unos segundos. Desde entonces nunca te he negado. Sin embargo, aquel dia mi falta de coraje impidio que, cuando te cogi en brazos, te cubriera de besos. Ocurrio en la fria madrugada del 13 de febrero de 1986. A las seis y…
Read more